La Unión Internacional para la Conservación de las Especies (IUCN) estableció en 1950 la primera lista de mamíferos y aves amenazadas. En los siguientes 64 años, la lista ha ido en aumento, incorporando el resto de las clases animales (anfibios, reptiles, insectos, etc.). Hoy en día, la lista está disponible de manera gratuita en línea y contiene información detallada-provista por investigadores locales- de miles de especies.

Cabe destacar que cada país puede tener sus propias listas rojas, llamadas Libros Rojos. Éstos son publicados con información más específica y por biólogos e instituciones nacionales.  Las listas de las UICN son muy útiles para darnos una idea de la situación internacional de la especie, pero los Libros Rojos nacionales son, sin duda, la mejor opción para saber su situación local.

Tanto la lista roja UICN como los Libros Rojos utilizan el mismo sistema de clasificación, con muy pocas variaciones. Al momento de colocar una especie en una categoría determinada, se tienen en cuenta varios factores, como la cantidad de individuos reproductores vivos, la estabilidad de las poblaciones, su distribución, las amenazas que enfrentan, las medidas existentes para su protección, etc. En base a dichos datos, se estima el potencial de desaparición de la especie a nivel regional, nacional y/o internacional y se organizan las acciones a seguir para su conservación.

Las políticas nacionales dependen de cada país, pero existen convenios que obligan-y asisten- legalmente a la conservación de especies “compartidas”, sean especímenes vivos que migran de un país a otro por sus propios medios o especímenes comercializados muertos o vivos.

En base a todos estos datos, se estima cual es el riesgo que tienen de desaparecer. Actualmente, hay un total de seis categorías:

Categoría Extinto (EX)

Una especie está extinta cuando no queda duda alguna de que el último individuo existente ha muerto. Es lo que ocurrió con el famoso dodo (Raphus cucullatus) y el zorro de Tasmania (Thylacinus cynocephalus). Evidentemente no existen medidas que podamos tomar para recuperarlo, es una especie que ha dejado de existir.

Categoría: Extinto en Estado Silvestre (EW)

Una especie está extinta cuando solo sobreviven individuos en cautiverio. Algunos de las extinciones en estado silvestre más recientes son el ónix de cuernos de cimitarra (Oryx dammah), EW en 2002, la tortuga negra de caparazón blando (Nilssonia nigricans), EW en 2002, y  se estima que el ajolote (Ambystoma mexicanum), tan popular como animal de acuario, se encuentra EW desde el 2014.

Categoría: En Peligro Crítico (CR)

Una especie se encuentra en peligro crítico cuando enfrenta un riesgo extremadamente alto de extinción en estado silvestre en el futuro inmediato debido a un bajo número de parejas reproductivas disponibles, sea debido a la destrucción humana o por ser naturalmente una especie escasa. Entre las especies en peligro crítico figuran el rinoceronte negro (Diceros bicornis), el saola (Pseudoryx nghetinhensis), y la vaquita marina (Phocoena sinus).

Categoría: En Peligro o Amenazado (EN)

Una especie está En Peligro cuando no está en Peligro Crítico pero enfrenta un alto riesgo de extinción en estado silvestre en el futuro cercano. Los tres factores principales que ponen en peligro la subsistencia de las especies son: pérdida de hábitat, la caza comercial y recreativa, y la introducción de nuevas especies más eficientes- o no perseguidas- que van reemplazando a las nativas en los espacios alterados.

 Algunas especies en Peligro de Extinción, son: el panda (Ailuropoda melanoleuca), la ballena azul (Balaenoptera musculus), el atún (Thunnus spp.) y la tortuga verde (Chelonia mydas)

Categoría: Vulnerable

Una especie es Vulnerable cuando no está en Peligro pero enfrenta un alto riesgo de extinción en estado silvestre a mediano plazo. Suelen ser animales resistentes a las actividades humanas o con una tasa de éxito reproductivo elevado. Algunas especies vulnerables son: el elefante africano (Loxodonta africana) el tiburón blanco (Carcharodon carcharias) y la iguana marina (Amblyrhynchus cristatus).

Categoría: Menor Riesgo (LR)

Una especie se encuentra en Menor Riesgo cuando no se encuentra en peligro de extinción inmediata pero se encuentra afectada por las actividades humanas, y podría caer en una de las categorías previas.  Esta categoría se subdivide en:

Según Conservación (DC): Son especies céntricas de un programa continuo de conservación y que, de finalizar dicho programa, entrarían dentro de alguna categoría de amenaza (Vulnerable, En Peligro, etc).

Casi Amenazado (CA): Especies que se acercan a la categoría de Vulnerables. Entre estas especies encontramos al jaguar (Panthera onca) el narval (Monodon monoceros) y la mariposa monarca (Danaus plexippus), entre otras.

Preocupación Menor (PM): son especies que no califican para ninguna de las dos categorías anteriores. Entre estas especies encontramos al oso marrón (Ursus arctos), la ballena gris (Eschrichtius robustus) y la mayoría de los zorros (Vulpus spp; y  Lycalopex spp).

Categoría: Datos Insuficientes (DD) y No Evaluado (NE)

Una especie pertenece a la categoría DD cuando lo que se sabe de la misma es insuficiente para una correcta evaluación (distribución, densidad demográfica, etc) Su inclusión en esta categoría indica que se requiere más información. Debido a la dificultad que representa su estudio, numerosas especies de reptiles, artrópodos y peces se encuentran en esta categoría. Adicionalmente, estos animales suelen desarrollarse en espacios reducidos (endemismos), donde una única especie puede existir en un espacio tan reducido como un lago o, incluso, uno solo de los grandes árboles de secuoyas, o pequeñas porciones de selva amazónica. Miles desaparecen sin que quede siquiera registro de ellos 

 Al conocer la manera en que los animales son clasificados, podemos discernir mejor en donde concentrar nuestros esfuerzos y comprender los factores que los está llevando a la desaparición.