Vamos a repasar cada una de estas ciudades imperiales de Marruecos y te descubriremos alguno de sus principales atractivos, el modo de conocer mejor su historia, monumentos y cómo no, lugares más turísticos. Te describimos los sitios que no debes perderte de cada uno de estos lugares históricos del país africano, junto con algunas curiosidades que merece la pena conocer.

Fez

Fez es la más antigua de las ciudades imperiales, fue fundada en  808 siendo la primera capital política, religiosa y cultural del país. Puedes comenzar viendo las 3 Puertas Doradas del Palacio Real, muy bellas por cierto, con delicados diseños que la vuelven impactante.

Fez es actualmente Patrimonio de la humanidad y se podría decir que hay 3 partes muy definidas para conocer.

La primera es Fez El-Bali que es la medina y el centro de esta bellísima ciudad. Este es el núcleo fundacional realizado por la Dinastía Idrísida y donde se instalaron españoles provenientes de Andalucía, cuando ésta era la Córdoba musulmana, y musulmanes provenientes de Kairouan. Ambas corrientes hicieron sus construcciones que separaron por una muralla y actualmente, si bien no está la muralla, pueden distinguirse estas dos culturas bien diferenciadas.

Medina de Fez, uno de los lugares más históricos

La segunda es Fez El-Jdid que fuera fundada por la Dinastía Merínida y tuviera gran impulso en sus años dorados. Allí se distinguen 2 barrios: el judío conocido como Mellah y el árabe conocido como El-Jdid. En esta zona se encuentra el Palacio Real que es utilizado para ceremonias diplomáticas.

La tercera es Ville Nouvelle y es la de mayor tamaño. Es el lugar por donde la ciudad se sigue extendiendo pero no tiene mucho valor turístico.

Algo muy importante de Fez para ver son sus curtiembres que estás algo escondidas y hay que preguntar mucho para encontrarlas. Es algo muy interesante de ver.

Marrakech

Marrakech fue fundada en 1062 por Youssef Ibn Tachfin que fue el primer Emir de la Dinastía de los Almorávides y ha sido capital del Imperio Islámico. La ciudad es pluricultural y es bellísima para recorrerla. En sus comienzos fue una ciudad militar y posteriormente se volvió comercial ya que tiene una ubicación estratégica. Así fue como se convirtió en una gran capital con muralla protectora y hermosos jardines, con palacios y mezquitas. Esta ciudad atrajo a los mayores pensadores de la cultura islámica y se transformó en paradigma de la cultura marroquí.

Hay muchos restos que nos cuentan la historia de Marrakech

Mequinez

Mequinez está situada al norte de Marruecos al pie de las montañas Atlas Medio. Es una de las ciudades imperiales y data del siglo VIII cuando fundan la fortaleza o “Kasbah”. Luego comenzó a poblarse la zona y su época de esplendor fue durante el mandato del Sultán Mulay Ismail, entre 1600 y 1700, al fallecer deja de ser capital y este atributo se lo pasan a Fez.

Ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad en 1996 por la UNESCO por su gran belleza arquitectónica y su historia.

Restos de una fortaleza en Mequinez

Rabat

Rabat es una ciudad de la costa atlántica situada en la desembocadura del río Bu Regreg. Sus inicios se remontan a un pequeño asentamiento llamado Chellah en el siglo III antes de Cristo. En el año 40 DC fue invadida por los romanos transformándola en una colonia romana, permaneciendo así hasta el año 250. El centro de este poblado fue el campamento o Ribat que construyera el Sultán Abd Al-Mumin en 1146 utilizando las rocosas paredes del río.

Campamento de Rabat

Estas ciudades tan atractivas por sus bellezas son, además, testimonio viviente de una cultura inigualable como lo es la cultura marroquí.