Muchas mujeres, una vez que tienen claro que no van a ser madres nuevamente, deciden someterse a cirugía estética para reparar las señales de uno o más embarazos en sus cuerpos. Es cierto que tras la maternidad el cuerpo no vuelve a ser el mismo en la mayor parte de los casos.

Es algo que se debe de tener claro antes del embarazo y que hay que aceptar como algo natural. Pero aceptarlo no quiere decir resignarse, ya que la cirugía estética puede dar una respuesta adecuada para estos problemas, ayudando a que las madres puedan volver a sentirse sexys y guapas y pueda lucir un cuerpo con el mejor aspecto posible, algo que puede ser muy importante para su autoestima.

Cirugía en el pecho

Desde el momento en el que la leche sube a los pechos, estos aumentan considerablemente su tamaño. Mientras la madre da de mamar, se ven llenos y duros. Pero una vez que finaliza la lactancia, algunas mujeres ven como en lugar de recuperar su forma anterior, se encuentran con un pecho muy flácido con aspecto de bolsa vacía.

Esto es frecuente si se han tenido varios embarazos muy seguidos, pero también ocurre en mujeres cuya piel no recupera bien. En estos casos, se recomienda someterse a una operación de cirugía estética en el pecho.

Aunque el cirujano va a determinar qué operación se tiene que realizar, lo habitual es que recomienden unos implantes que permitan que el pecho quede de un tamaño similar al que se tenía antes del embarazo.

Cirugía en el vientre

El vientre es otra de las zonas que pueden presentar problemas tras el parto y la lactancia. Muchas mujeres afirman que les cuesta bajar de peso mientras dan el pecho, porque tienen más hambre.

En cualquier caso, tras el parto, muchas mujeres quedan con piel flácida en el vientre que resulta muy antiestética. Se recomienda intentar el ejercicio y la dieta antes de operarse, pero lo cierto es que la piel que cuelga no se recupera fácilmente con ninguno de estos métodos.

Normalmente, una vez que se ha producido el destete, lo mejor es someterse a una operación en la que se eliminará la piel sobrante para recuperar un vientre más terso.

Lipoescultura

Tras el parto y la lactancia, algunas mujeres descubren que no son capaces de recuperar su figura porque ciertas zonas de su cuerpo parecen negarse a dejar marchar la grasa que se ha quedado firmemente adherida.

En estos casos, lo mejor es la liposucción, que puede eliminar la grasa localizada y ayudar a recuperar un cuerpo bonito. Esto es muy importante para mujeres todavía jóvenes que ven como tras uno o más embarazos, su cuerpo parece negarse a ser el mismo.