La mayoría de los males que atacan al organismo humano no son aislados, sino que tienen mucho que ver con la interrelación entre órganos, tejidos y demás. Por eso, luchando contra una enfermedad también podríamos estar luchando contra otras que ni siquiera sabíamos que existían dentro de nosotros. Es así que el cilantro, gracias a ser un diurético natural por excelencia,  ayuda, por ejemplo, a disminuir la presión sanguínea, o lo que es lo mismo, mejora la tensión arterial, sobre todo en personas que la presentan alta y que padecen del corazón. Debido a esta propiedad actúa también contra los dolores de cabeza y la migraña.

El cilantro es un somnífero y relajante muscular además. Tanto así, que las semillas de la planta se utilizan en muchos países para tratar de la manera más natural posible el insomnio y la ansiedad. De hecho, la industria farmacéutica ya conoce su potencial, y ha acudido a él para crear remedios contra los ataques de pánico y el síndrome depresivo-ansioso.

El fruto del cilantro es la parte más utilizada para la medicina natural

El juego de esta hierba ha sido muy usado desde la antigüedad para calmar las náuseas y los mareos matutinos. No por gusto en el Viejo Testamento se le compara con el “maná”.

Sus propiedades como antinflamatorio le han permitido actuar contra todo tipo de dolores, sobre todo los dolores de cabeza, pero también contra el reumatismo y la neuralgia.

Se recomienda en casos de pacientes con alzhéimer, pues es el cilantro una fuerte medicina natural para mejorar la memoria. Puede prepararse un té con semillas secas en agua hirviendo, y sus beneficios son increíbles para más de cuatro enfermedades, sobre todo las que tienen que ver con los nervios o la cabeza. Beberlo en la noche, antes de dormir, permite que al otro día nuestro cerebro tenga la capacidad de generar de mejor manera.

Por otra parte, el fruto de esta planta es un increíble estimulante del sistema nervioso, por lo cual se recomienda, sobre todo, a aquellas personas expuestas al cansancio intelectual, por ser estudiantes o académicos. Así que si el cilantro no estaba en su cocina, ya fuera por falta de conocimiento de sus potencialidades o por otras razones, es hora de tenerlo cerca y así preservar su salud y la de su familia.