Este distrito –el famoso casco histórico de Florencia- ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1982, gracias a la cantidad de edificios y monumentos importantes de la zona.

Aunque hoy en día solamente queden vestigios del apogeo de la Antigua Florencia, que desde el año 50 a. C. fue una de las ciudades más importantes de Italia y Europa, aún mantiene ese sutil encanto que Stendhal había observado. Capital del país durante un breve período, Florencia ha contribuido a la Humanidad con grandes artistas, filósofos, científicos y poetas desde el siglo XIII hasta nuestros días: allí nacieron Miguel Ángel, Danta Alighieri, Brunelleschi, Maquiavelo, Boccaccio, Leonardo Da Vinci, entre otros.

El centro histórico de Florencia se encuentra dentro de las murallas medievales, construidas en el siglo XIV, cuando la ciudad comenzó a crecer comercial y económicamente. El corazón de la zona es la Piazza del Duomo, con la Catedral Santa María del Fiore, donde podrás apreciar la famosa cúpula que fue obra de Brunelleschi.

Piazza del Duomo en el centro de la ciudad de Florencia

Junto a la Catedral se encuentra el Campanile de Giotto, un campanario cubierto de mármol tricolor. También está el Battistero de San Giovanni con su célebre “puerta del Paraíso”, elaborada por Lorenzo Ghiberti.

A poca distancia del Duomo, podrás visitar el Museo dell’Opera del Duomo (con esculturas de Donatello, Ghiberti y Verrocchio), el Palacio Medici Riccardi, la Basílica de San Lorenzo y las capillas de los Médicis.

Siguiendo con el itinerario por el centro de Florencia, puedes visitar la Piazza della Signoria y el Palazzo Vecchio, dos sitios de gran interés para los turistas. Muy cerca de allí está la Galería Uffizi, con una colección de arte única en el mundo, y la iglesia de Santa Croce, el edificio religioso franciscano más grande del mundo. Otra iglesia de la zona es la Santa María Novella, con una excelsa decoración en su interior.

Río Arno que atraviesa el centro de Florencia

En tu visita al centro de Florencia, no te puedes perder un paseo por las orillas del río Arno y por el puente más conocido de toda Italia: el Ponte Vecchio, con sus tiendas colgantes y su encanto medieval.

Finalmente, puedes recorrer el Palazzo Pitti, con obras de Giorgione, Rafael y Tintoretto, y los Jardines de Boboli, plagados de estatuas y puentes que te trasladarán en el tiempo hacia la antigua vida de la Corte florentina.

Si deseas descansar o beber algo cuando caiga el sol, puedes acercarte a la Piazza della Reppublica, donde se encuentran sus típicos cafés y grandes cantidades de tiendas de moda, además de lujosos palacios.

Para aquellos que buscan increíbles vistas de Florencia, pueden dirigirse a la Piazza Michelangelo, que es tal vez la terraza panorámica más famosa de la ciudad. Fue construida por Giuseppe Poggi en honor al gran artista Miguel Ángel, y en su centro hay varias copias del David y otras estatuas del artista.