Para males de estómago lo recomendable es consumir diariamente una buena porción del vegetal. Sus componentes principales resultan el agua, con un 89%; los glúcidos, en aproximadamente 9 gramos; 1,6 gramos de fibra; 1,2 gramos de proteína y solo 0,2 gramos de grasa, en proporción de 38 calorías cada 100.

Al estimular el hígado, este vegetal favorece la digestión, la vesícula y el páncreas. Incluso, estudios científicos recientes hablan acerca de la importancia del consumo de cebolla para prevenir cáncer de estómago, debido a que los compuestos azufrados que contiene se responsabilizan en la lucha contra la aparición de células cancerosas en esta cavidad.  Asimismo, el flavonoide Quercetina que posee, dado sus efectos antioxidantes, juega el mismo papel, al actuar sobre los radicales libres.

Cebolla picada, ingrediente que podemos combinar en muchos platos

Algunas personas tienen aparatos digestivos bien sensibles a las especias. ¡Pues que esto no sea justificación para no comer cebolla! Esta puede dejarse en maceración con aceite de oliva durante las noches. De esta manera pierde su acritud. También podría introducirse dentro de un poco de agua con algo de jugo de limón, pero solo por varios minutos. Estos procedimientos constituyen muy ventajosos, ya que evitan que la cebolla pique, pero mantienen sus propiedades. Y es que la reina de las especias no debe faltar en la mesa, ya sea encurtida, frita, rebozada, hervida, al horno o cruda.

Y para que sea bien digerida, en la compra se necesita elegir los ejemplares que presenten el bulbo firme, sin brotes, y que además conserven  la piel intacta, crujiente. No es recomendable colocarlas en el refrigerador, muy por el contrario, deben estar en lugares frescos, secos, pero alejados de la luz directa, y sin amontonar.

A modo de contraste, además de la cebolla servir contra el estreñimiento, también frena las diarreas. Para aliviar tal afección digestiva lo aconsejable es realizar una infusión de 15 gramos de cáscara del vegetal en un litro de agua. Luego se deja hervir por 10 minutos, se retira del fuego y se cuela. La bebida debe suministrarse al paciente 2 veces al día: una en la mañana, en ayunas, y otra en la noche, antes de dormir.