Otra de sus increíbles propiedades es la de potenciar la belleza. Tanto así, que se le conocía antiguamente como una especia con poderes sobrenaturales, utilizada por reinas, emperatrices y otras féminas de las altas sociedades. Ayuda a combatir la caspa y a devolverle el brillo al cabello, así como su volumen luego de la caída de este. Todo ello se logra haciendo fricciones en la cabeza con el jugo que proviene de la cebolla. Contiene vitaminas, sales y minerales.

Las infecciones respiratorias, tan frecuentes, pueden tener también un remedio en la especia. La solución está en preparar, con el jugo de una cebolla junto con el de un limón y 2 cucharadas de miel, una mezcla caliente. Tomarla al menos dos veces al día resulta excelente opción.

Personas diabéticas también obtienen beneficios debido a la propiedad de desinfectante que presenta la cebolla. Incorporarla a su tratamiento habitual es importante, debido a que la especia depura la sangre, la desinfecta, eliminando así impurezas, limpiándola y purificándola. De esta manera aumentan demás las defensas del organismo.

Zumo de cebolla, un modo de aprovechar sus beneficios

Cebolla para tratamientos desinfectantes y con fínes estéticos

Por otra parte, extraer el jugo de una cebolla cruda, y aplicarlo una o dos veces en el rostro durante la semana, y masajeándolo hasta su total absorción, embellece más que cualquier crema industrial. Es un tratamiento sencillo, al alcance de todos, y ciento por ciento natural.

Numerosas funciones orgánicas son estimuladas cuando comemos cebolla, pues tiene además acciones diuréticas, cardiotónicas, hipoglucemiantes, antisépticas y emenagogas (estas regulan el ciclo menstrual). Reduce la agregación de las plaquetas, evitando así enfermedades como la trombosis, y rebaja igualmente los niveles de colesterol, los triglicéridos, y por supuesto, favorece el crecimiento y retrasa la vejez.

Infecciones causadas por fermentaciones intestinales, que dan estreñimiento o parásitos, obtienen cura consumiendo habitualmente el vegetal. Asimismo, adiós a la obesidad y a la celulitis, causantes en muchas ocasiones de lastrar la belleza corporal. Sin duda la cebolla es muy útil para problemas digestivos, además de todas las aplicaciones que ya hemos analizado aquí.

Una receta sin igual para obtener las propiedades de la cebolla es sin dudas el jarabe. Primero se realiza la decocción durante una hora de la misma cantidad de cebolla que de agua. A la mezcla que resulte se le añade 1/5 parte de miel y 1/3 de azúcar. Debe removerse hasta que logre una buena consistencia, y luego está listo para ser tomado tres veces al día, en porciones equivalentes a una taza cada vez.