La Edad Media es una edad oscura en la historia de la humanidad, categorizada por guerras, hambrunas y pestes. Los castillos forman parte del lado bélico de esta historia, y fueron construidos-primero de barro y madera, y luego en piedra- para proteger los tesoros del reino y parte de su población, de fuerzas invasoras. El Castillo de San Jorge presenta un diseño típico de las construcciones más “modernas, con varias torres de observación, un foso y dos patios; en total, ocupa 6000 m2.

Como muchos de los castillos de la época, su construcción fue lenta y escalonada. El Castillo de San Jorge comenzó como una muralla de unos 200 metros de longitud que envolvía a la población, más las torres desde donde se vigilaba la posición enemiga y se abrían o cerraban las puertas. Toma su nombre de Matim Moniz, un caballero que evitó el cierre de las puertas al colocar su cuerpo entre ellas y permitiendo así el pase del ejército cristiano que buscaba reclamar el castillo, logrando así una contundente victoria sobre los moros. El caballero fue asociado al mártir San Jorge y el castillo es renombrado en su honor.

Podemos acceder a las diferentes murallas del castillo de Lisboa

En el siglo XIII, Lisboa se convierte en la capital del reino de Portugal, y el castillo se convierte en el Palacio Real.  En 1910, se establece un decreto nacional con el que cobra estatuto de Monumento Nacional. Se comienzan numerosas obras de restauración a fin de recuperarlo del abandono sufrido cuando, antes del siglo XVII, se muda el palacio real y se sucede un importante terremoto que daña su estructura. Las obras concluyen en 1990.

Cómo llegar, horarios y precio de la entrada

El Castillo de San Jorge está localizado en la colina de San Jorge. El ramal 29 del tranvía Miradouro Santa Luzia y la linea 37 del omnibus tienen parada a unos pocos metros. Puede visitarse de 9 a 18 horas en la temporada de invierno (noviembre-febrero) y de 9 a 21 horas en verano y primavera (marzo-octubre). La entrada por visita personal es de 7,50 euros para adultos y 4 euros estudiantes. Los menores de 10 años entran gratuitamente.

Además, numerosas agencias de viaje ofrecen visitas con guías que interiorizan a los visitantes sobre la larga historia de esta fortaleza de piedra medieval. Los paquetes van de 20 euros a 50 euros, con almuerzo incluido.

Además del valor histórico y arquitectico, encontramos dentro del Castillo de San Jorge bellos jardines, un pequeño museo y espectáculos de diversa naturaleza.