Victoria: nombradas un Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, tienen alrededor de 130 metros de caída libre del rio Zambeze. Están ubicadas justo en la frontera de Zambia y Zimbabue en África. Se considera un espectáculo maravilloso gracias al un poco inusual abismo al que cae el agua. Sobre las cataratas se alza un viejo puente de acero en arco terminado en 1905 el cual no es apto para personas con miedo a las alturas.

Cascadas Victoria en África

Kaieteur: ubicadas en América del Sur en el país de Guyana son la atracción más espectacular del parque que lleva el mismo nombre. Su caída es de más de 226 metros hasta llegar a la primera piedra de las que luego se forman pequeñas caídas hasta llegar a los 256 metros de profundidad. Rodeada por una espesa selva tropical es un viaje inolvidable.

Cascada de Kaieteur

Detian: no tienen la altura impresionante de Kaieteur, pero sus aguas de color esmeralda te cautivaran. Es una serie de 3 caídas consecutivas siendo la caída mas alta de unos 30 metros, rodeada de arboles y rocas, el sonido puede escucharse desde metros de distancia. Se encuentran entre la frontera de China y Vietnam.

Cascadas detian

Salto Ángel: regresamos a América del Sur a una de los saltos de agua más altos del mundo con un aproximado de 807 metros de caída libre hasta el suelo. Se estableció como parque nacional en el año 1962 y desde entonces a sido protegido, fue proclamado Patrimonio de la Humanidad en 1994 por la UNESCO e incluso llego a formar parte de la lista de las Siete Maravillas del Mundo. Se ubica en el Parque Nacional Canaima en Venezuela.

Salto del Angel en Venezuela

Son bellezas naturales que debemos de apreciar mientras se mantengan con nosotros y cuidarlas para que estén durante muchas generaciones más.