Su práctica se ha trasmitido de padres a hijos y se ha difundido por todo el mundo. Actualmente practicar capoeira es apto para todas las edades incluyendo a los niños por lo integral que es su práctica.

Su historia se remonta a los siglos XVI al XIX, época de esclavitud en las plantaciones del noroeste brasileño, donde los esclavos africanos influidos por la cultura brasileña comenzaron a combinar técnicas de luchas con pasos de baile para disimular el entrenamiento acompañando en todo momento con ritmos afro-brasileños con instrumentos que, de a poco, se fueron considerando típicos de la capoeira. Se cree que el nombre de esta práctica deriva de las palabras “ka’a” y “ePuer” o sea: selva que era, refiriéndose al lugar donde se escondían los fugitivos. Recién en 1937 se oficializó su práctica y se abrió la primera academia de aprendizaje.

Brasil recibió más esclavos africanos que Estados Unidos y fue el último país en abolir la esclavitud.

En la actualidad, la práctica está muy difundida y los niños encuentran un lugar de aprendizaje y esparcimiento a la vez. Los beneficios que ellos obtienen con esta práctica son:

  • Nuevas relaciones sociales desarrollando actitudes de compañerismo, camaradería, solidaridad, cooperación y sentido de pertenencia grupal.
  •  Desarrolla el equilibrio y habilidades motrices.
  • Desarrolla la coordinación de movimientos.
  • Estimula su condición física elevando su nivel.
  • Los músculos logran una excelente elongación ya que es parte de la práctica elongar.
  • Desarrolla el sentido rítmico al ser una práctica que incluye la música.
  • Desarrolla los reflejos y la concentración.
  • Desarrolla la creatividad.
  • Al ser una disciplina integral, el niño se desarrolla en todas sus fases.
  • Desarrolla la expresión corporal y vocal ya que al finalizar la clase se tocan instrumentos y se canta.

A lo largo del tiempo se definieron tres estilos de capoeira: Angola, Regional y Contemporánea.

La primera es el estilo más tradicional donde se utilizan diferentes velocidades. Las maniobras evasivas se van dominando de a poco y se aprenden a improvisar. Es el estilo que más utiliza la música y las canciones.

La segunda es un método desarrollado por Mestre Bimba en el siglo XX. Los movimientos son rápidos, hay una técnica mucho más depurada que en el anterior y se utilizan secuencias de trabajo. La música no tiene tanta presencia.

Y en el tercer estilo, los practicantes están más separados y sus movimientos tienen que ser muy rápidos, casi no se usa la música y la práctica está mucho más centrada en la técnica que las dos anteriores.

Si quieres que tus hijos realicen una práctica que integre todos los aspectos del ser humano, la capoeira es la opción ideal.