El equilibrio es la clave

Una canastita puede contener muchas mantitas, varios zapatos, sombreritos más de los necesarios, y por eso decimos que el equilibrio es la clave porque no se trata de abundancia sino de un justo medio sobre el uso que daremos a cada objeto.

Busca canastitas con varios productos pero no un exceso de esto, y prefiere las que enfatizan en los productos más útiles y no en adornos como moños, ositos o listones.

Evita lo muchos muñequitos

Los ositos se ven muy tiernos en las canastillas de bebés, pero en sí no son útiles para la madre ni para el bebé. No decimos que un osito no sea un lindo juguete, pero más de uno en la canastita del chico es probablemente solo algo estético y no útil.

Piensa en los gustos de mamá

Quizá nos encante una canastita de por ejemplo la popular caricatura,Hora de aventura, pero si en definitiva la mamá del bebé no es particularmente una amante de esta serie en realidad estamos haciendo la compra para nosotras mismas. Pensemos siempre en los gustos y forma de vida de la madre, si es moderna, si es clásica, y en base a eso escojamos la canastilla perfecta.

Prepara el canastillo

Sabemos que es más sencillo comprar una canastilla ya adornada y decorada, pero si conoces que la mamá ha estado necesitando pañales o que el bebé aún no cuenta con su set de baño, aprovecha esta información y arma tu propia canasta llena de cosas que la nueva madre agradecerá mucho.

Da el lujo a mamá

Y bien, si la nueva mamá es una de tus mejores amigas, tu hermana o te ha hecho abuela o abuelo, no dudes en darle el lujo de una canastita de bebé de marca como la que encuentras en BabyTous, con el curioso osito de la marca adornándola, o armar una con Chanel que tiene una línea para bebés.

Nada es demasiado para una nueva mamá que ha traído alegría y gozo a este mundo con un nuevo bebé en la familia.