Antes que nada, voy a aclarar que tener un ave enjaulada es algo muy cruel, el pájaro sufre mucho, ya que a menos que la jaula sea extremadamente grande, no tendrá mucho lugar para moverse y encima estará siempre en el mismo lugar. De todos modos, si deciden tener uno igualmente ofreceré algunos consejos para que puedan tener uno haciendo que sufra lo menos posible. En este caso me enfocaré en el canario, pero los cuidados son más o menos los mismos para las aves de este tamaño.

Canario en su jaula

El canario es un ave que “canta” mucho, y generalmente el que más vemos en los dibujos animados y las televisión en general. No pasan los 15 centímetros y su plumaje puede ser amarillo, blanco negro y rojo, con todas las tonalidades intermedias incluidas. Tienen una esperanza de vida de 15 años aproximadamente.

Esta especie de ave, tiene la singularidad que fue creada mediante selección artificial en el siglo XVII, después de lo cual hoy en día se distinguen los canarios de canto, los de color y los de forma. Podemos encontrar el típico canario amarillo, similar a Tweey (o Piolín en español), pero hay algunos con formas más alargadas o que incluso tienen una pequeña cresta en la cabeza.

Su alimentación consiste en semillas, más que nada alpiste y mijo. Pero también comen algunas hierbas, frutas y verduras cortadas en trozos chiquitos.

Si tenemos en mente la crianza, se les suele dar en época de reproducción gelatina, pan rallado y hasta huevo de gallina, y a las crías se les ofrece pequeños insectos vivos algún alimento blando rico en proteínas. Den por descontado que siempre deben tener disponible agua fresca, la cual se debe cambiar diariamente.

Canarios en el nido dando calor a los huevos

La jaula debe ser muy grande, al menos 70 centímetros para que esté realmente cómodo y no sienta tanto el encierro, aunque con una de 50, si es pequeño, podrá tolerarlo. Si tenemos en mente la crianza, hay que tener en cuenta que se necesitará una jaula realmente grande, de 1 metro en adelante. Se debe encontrar en un lugar fresco, con temperaturas moderadas, ni mucho frío ni mucho calor, y con pocas corrientes de aire. Sin embargo, hay que procurar que reciba un poco de luz solar. Si están viviendo en una zona muy cálida procuren poner alguna tela o algo que mitigue la intensidad de la luz solar.

Se le debe facilitar un recipiente con agua fresca, en donde el pájaro pueda bañarse, y poner una bandeja con algún papel, generalmente de periódico, para que sus necesidades queden absorbidas en él. El agua, tanto para beber como para bañarse, se debe cambiar 1 vez por día, les recomiendo a la mañana pero pueden hacerlo en cualquier momento. La jaula debe limpiarse al menos 1 vez por semana.

Determinar el sexo puede ser complicado, generalmente si piensan criar canarios les recomiendo visitar un especialista para que los instruya, sin embargo, un truco para determinar cuál es macho y cual es hembra, es que los primeros cantan mucho, y las segundas lo hacen muy poco o nada. Además a medida que crecen las hembras suelen desarrollar un abdomen más redondeado.

Como nota de curiosidad, el canario tenía una función muy útil pero letal para él. Hasta la década del 80, los mineros de carbón solían llevar una pequeña jaulita con un canario, si había alguna fuga de gas tóxico, el canario, por su pequeño tamaño era el primero en morir, por lo que les servía de ayuda para escapar a tiempo. (Ya que, por ejemplo, el monóxido de carbono en estado natural es inodoro)