Campo de concentración de Auschwitz

  • Auschwitz. Este trágico rincón que podemos visitar en Cracovia surgió en 1940 para tener encarcelados a los políticos de Polonia, ya que las cárceles del país estaban llenas de representantes públicos. Pero en poco tiempo, el campo de concentración de Auschwitz empezó a llenarse de todo tipo de personas desde gitanos hasta homosexuales o intelectuales, además de todos los judíos que vivían en el territorio polaco. Para conseguir que dichos judíos no escaparan del país, los nazis los ‘atraían’ ofreciéndoles falsos trabajos e increíbles viviendas que no existían para que viajaran con sus enseres más valiosos. Un cartel en el que ponía ‘El trabajo os hará libres’ les daba una pequeña esperanza de que si se esforzaban conseguirían abandonar el campo de concentración. Tras llegar a Auschwitz les hacían trabajar duramente hasta que perdían su vida o directamente eran asesinados si físicamente no estaban preparados para soportar grandes esfuerzos.

Entrada a uno de los campos de concentración de Auschwitz

  • Birkenau. Un año más tarde, se construyó el segundo campo de concentración diferenciado del primero con el nombre de Bikernau pero conocido indistintamente como Auschwitz. Es uno de los más grandes que se construyeron a mediados del siglo XX con más de 170 hectáreas de extensión. Tenía varios hornos crematorios y cámaras de gas donde poder asesinar a más de 2 mil personas  a la vez; sin duda, uno de los más crueles que se construyeron en Europa. En los primeros meses sólo se enviaban hombres, pero en 1942 empezaron a llegar las primeras mujeres al campo de concentración donde antes de asesinarlas, realizaban sádicos experimentos con ellas. A principios de 1945, cinco años después de la apertura de Auschwitz, los soviéticos llegaron a Polonia y los nazis abandonaron el campo de concentración aunque antes asesinaron a muchos de los prisioneros. Aquellas personas que sobrevivieron cuando el ejército ruso llegó, fueron liberadas; sin embargo, la mayoría de ellos estaban muy enfermos o en unas condiciones físicas y mentales muy degradantes. 

Recorrido conmovedor

Es una de las visitas más interesantes que se pueden realizar en Europa para conocer de cerca como fue uno de los episodios más trágicos y recientes de la historia del continente. En las visitas guiadas se explica con detalle cómo se vivían en los campos de concentración, cómo se trataba a los prisioneros y dan toda serie de explicaciones acerca de las instalaciones. Y es que el de Auschwitz conserva en buen estado la mayoría de zonas del campo a diferencia de otros que se crearon por los países de Centroeuropa a mediados del siglo XX, como por ejemplo el campo de concentración de Dachau, que se encuentra cerca de Munich. Entre las áreas que se pueden recorrer en su interior están los crematorios, las cámaras y los barracones así como todo tipo de objetos de las víctimas. 

Literas de Auschwitz

Una conmovedora visita que cautivará el corazón de todos los visitantes. Para acceder a Auschwitz puedes viajar en tren hasta estación de Óswiecim o coger un autobús en la estación central donde te llevarán hasta el campo de concentración. Permanece abierto todos los días a partir de las 8 horas, aunque el cierre varía según la época del año desde las 15 hasta las 19 horas. El precio de entrada con visitada guiada en español es de 40 zloty polacos, que equivalen en euros aproximadamente a unos 9,50 euros por persona.