En el terreno de la salud ya no es tan sorprendente aplicar técnicas de medicina alternativa a nuestros peludos y muchas personas utilizan las flores de Bach, la homeopatía o la naturopatía. Una de las soluciones menos utilizadas pero no por ello no exploradas, es la de la acupuntura y la de la reflexología. Aunque se trata de técnicas diferentes, ambas se basan en manipular diferentes puntos del cuerpo que se supone influyen de forma decisiva en nuestra salud.

Ahora se ha ido un paso más allá con la fabricación de camisetas que, según sus fabricantes, son capaces de relajar al perro al proporcionar cierta presión en algunos puntos energéticos muy concretos.

Una camiseta terapéutica

Aunque se le ha llamado camiseta relajante, realmente es un chaleco, una prenda de ropa similar a muchos abrigos que se les pone a los perros para cubrirlos de la lluvia. En el video promocional nos comentan que al ejercer presión sobre los puntos adecuados, se liberan hormonas relajantes y puede con ello ayudar a que se calmen los perros que sufren estrés por separación, fobias, o una excesiva excitación al salir a pasear.

Perro relajado con una de estas camisetas especiales para calmar el estrés de los perros

Siempre según sus inventores, este chaleco funciona en un 80 % de los casos en los que ha sido probado. Como no tiene medicamentos de ningún tipo es totalmente seguro, así que lo único que se puede perder en caso de que no funcione, es el importe de la prenda, que puede servir como chaleco/abrigo en cualquier caso.

Los antecedentes

Lo cierto es que los creadores de esta prenda no se han quitado la idea de la manga, valga el símil textil. Sobre todo con los caballos, ya se ha probado con bastante éxito el uso de vendajes comprensivos para relajarlos, basándose en una teoría muy similar a la del chaleco.

Incluso algunos especialistas habían probado ya la técnica con los perros, aunque todavía no hay estudios concluyentes sobre los resultados de estas pruebas, que parecen, hasta el momento bastante prometedoras aunque no funcionan con todos los animales.

Y yendo más atrás, esta técnica de vendajes, desarrollada por el  Dr. Temple Grandin, nació originalmente para calmar a las personas, concretamente a pacientes con autismo. El primero en usarla fue el mismo doctor, que experimentó consigo mismo hasta lograr una técnica que consideró efectiva.