• Portales de Internet. Lo importante cuando publiques el puesto de empleo en una página web de empleo es que dejes muy claras las condiciones para evitar postulantes que no cumplan los requisitos mínimos. Debes poner la formación mínima exigida, la experiencia que se necesita para estar capacitado para la vacante así como la jornada laboral ofertada y el sueldo aproximado que el candidato tendría. Hay portales de empleo genéricos como Infojobs, Laboris, Infoempleo o Canal Trabajo; pero también hay otros específicos como Haces falta, Opositor o Inforesidencias. También es importante que cuando rechaces a un postulante le envíes uno de los mensajes que genera el programa avisando de que no ha sido seleccionado.
  • Redes sociales. En cuanto a redes sociales te recomendamos que utilices principalmente LinkedIn, ya que es la más relacionada directamente con un perfil profesional. Aquí podrás ver el CV de los candidatos, los documentos que hayan querido adjuntar, sus páginas o blogs personales o las recomendaciones que hayan hecho otros usuarios sobre ellos. Eso sí, a ellos les llega un aviso de qué empresas han visto tu perfil, por lo que siempre ‘dejarás tu huella’ cuando quieras conocer más sobre un posible candidato. A través de las comunidades generadas tanto en Facebook como en Google+ también podrás buscar empleados para tu empresa, aunque te será más difícil hacerte una idea de su experiencia laboral ya que estas dos redes sociales no están enfocadas a ese ámbito.

¿Por qué recurrir a Internet para buscar un candidato?

  • Segmentación. Con Internet no existen las fronteras geográficas, por lo que nuestra oferta de empleo podrá ser leída desde cualquier parte del mundo y se podrán postular tantas personas como nosotros acotemos. Pero dicha segmentación también la estableceremos en cuanto a sector profesional, pudiendo especificar el tipo de empleado que buscamos y los requisitos mínimos que debe cumplir.
  • Mayor impacto. ¿Qué desempleado no utiliza hoy en día Internet para buscar trabajo? Por eso mismo, las empresas que quieran cubrir una vacante deberán recurrir al medio que en la actualidad más se utiliza para esta tarea. Tu oferta llegará a más personas que si empleas otro método más tradicional como un anuncio en el periódico o publicándolo en el tablón de anuncios de la Oficina de Empleo.
  • Menos costes. Y evidentemente el principal motivo por el que todas las personas en búsqueda de empleo recurren a Internet es precisamente por la rapidez para ver las ofertas y el bajo coste que esto supone. De ahí que las empresas también puedan ahorrar dinero en el proceso de selección a través de Internet, ya que el personal de RRHH sólo se entrevistará con aquellos que hayan pasado ‘el filtro’ de exigencias mínimas para el puesto.
  • Información detallada. Antiguamente una empresa publicaba su anuncio a nivel local y los candidatos se apuntaban a las ofertas sin que los seleccionadores conocieran más sobre el perfil profesional de éstos. Ahora, la compañía es la que observa, analiza, descarta o elige y acota con más rapidez y mayor precisión a la persona que pasará a la entrevista final.