Ingredientes

  • 12 roles de canela preparados pero no horneados
  • 4 cucharadas de mantequilla derretida
  • 6 huevos
  • ½ taza de leche
  • 2 cucharadas de vainilla
  • 2 cucharadas de canela
  • ¼ de cucharadita de ralladura de naranja
  • ½ taza de miel de maple
  • ¼ de taza de azúcar glas
  • Un poco de leche

Instrucciones

Precalentamos el horno a 180º C.

Tenemos varias opciones para los roles de canela, uno es comprar roles de canela ya preparados si los tenemos disponibles en nuestra región, son de esos que vienen dentro de tubos que al abrirlos solamente debemos lleva a una charola para hornear. También podemos pedir a nuestro panadero local que los prepare y que los deje leudar pero que no los hornee. O simplemente podemos preparar unos roles de canela con nuestra receta preferida.

Ahora sí hagamos la receta. Tomamos los 12 roles de canela y los cortamos en cubos pequeños, en aproximadamente 1 centímetro por un centímetro cada cubo. Reservamos aparte.

En un recipiente grande combinamos los huevos, la leche, la vainilla, la canela y la ralladura de naranja, batimos bien hasta obtener una mezcla homogénea.

Derretimos la mantequilla y la vertemos sobre el molde de 16 pulgadas. Colocamos la masa para roles de canela que hemos previamente cortado en el molde formando una capa delgada de cubos de masa. Vertemos la mezcla de la leche y los huevos, para finalizar vertiendo la media taza de miel de maple sobre todos los ingrediente anteriores.

Llevamos toda la mezcla al horno, para el que mantendremos la temperatura que teníamos ya del precalentamiento, y la hornearemos por unos 25 minutos o hasta que el pan esté dorado.

En un recipiente aparte, pequeño, vertemos la azúcar glas y agregamos un par de cucharadas de leche y batimos para formar un glasé espeso que dejaremos caer en forma de hilo sobre el pan. Servimos esta receta en tibio como un rico postre o como un desayuno especial.

Si deseas agregar más sabores deliciosos puedes usar media taza de nueces picadas sobre el glasé para cubrir el pan.