Sin querer sobrecargar a nadie, estas son las cosas más básicas que se deberían de llevar en un mini botiquín de bolso con niños.

  • Titiritas: Fundamentales para cualquier problema como un roce de un zapato o un pinchazo inoportuno. Si las llevas con dibujos infantiles serán mucho más efectivas y te costará menos que quieran ponérselas.
  • Barra de árnica: Donde hay niños no puede faltar una barra de árnica para aplicar si se dan un golpe ya que evita que aparezcan los terribles moretones que tan a menudo marcan la piel de los niños.
  • Toallitas para limpiar heridas: Prácticas como ellas solas, estas toallitas hacen el papel de la gasa y del desinfectante que usaríamos en el hogar. Se limpia la herida con una de estas toallas y sabremos que queda libre de peligros de infecciones.
  • Un colirio monodosis: Perfecto para limpiar un ojo si se cuela alguna mota de polvo que lo irrite, estas monodosis permiten tener todos los beneficios del colirio pero en muy poquito espacio.
  • Vaselina: Seguramente te preguntarás para qué puede hacer falta la vaselina en un botiquín de bolso, pero algunas personas con niños ya se estarán sonriendo al leerlo. La vaselina es un fantástico recurso cuando tu hijo no para de llorar tras una caída en la que no se ha hecho realmente daño, pero que le ha dado suficiente susto como para que el berrinche sea intenso.

Se le aplica un poco de “pomada mágica” para el dolor, contándole que es muy fuerte y que solo se puede poner una poquita o alguna historia similar. También funciona para dolores de tripa imaginarios, molestias en la cabeza o cualquier otro tipo de problema que necesita de un buen placebo para dejar de serlo.

Además de todo esto es buena idea tener encima la tarjeta médica para que en caso de que el niño se sienta mal y haya que ir al médico se tenga a mano todo su expediente. También se debe de acompañar un papel con las alergias que tenga el pequeño y los tratamientos que pueda estar tomando.

Esto es importante porque en caso de accidente muchos padres se ponen nerviosos y no saben explicar qué problemas pueden tener sus hijos o se olvidan de indicar las posibles alergias. Cuando todo está anotado al lado de la tarjeta médica las posibilidades de olvidar cualquier detalle son mucho más reducidas.

Evidentemente, si tu hijo tiene alergias o problemas médicos, en el botiquín deben de ir los posibles tratamientos que pueda tomar y también lo que necesite en caso de que tenga una crisis o coma algo que le pueda hacer daño. Por ejemplo, en el caso de niños con asma, llevar siempre un ventolín con una carga.