Dentro de la comida chatarra están los bombones o marshmallows, pero son altísimos en azúcares, de hecho su composición es básicamente azúcar y jarabe de maíz. Ahora bien, una receta de bombones casera y sin azúcar es la solución a que estos sean tan dañinos.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de grenetina
  • ½ taza de agua
  • 12 cucharaditas de stevia
  • ½ taza de agua caliente
  • ½ taza de glicerina
  • 2 cucharadas de extracto de vainilla o de cualquier saborizante
  • Maicena o fécula de maíz la necesaria

Elaboración

Mezclamos el agua caliente con la grenetina, esta se disolverá, pero evitemos agua hervida porque esta arruinará la grenetina.

Con la glicerina, la stevia  y el agua hacemos un jarabe que al introducir una gota de él en agua helada esta forme una esfera, a esto se le conoce como punto de bola blanda, mismo que no se debe tocar directamente pues el almibara se encontrará más o menos a 245 grados Fahrenheit, si tienes un termómetro de cocina usa esa medida para evitar la prueba de bola en agua.

Con la ayuda de la batidora, agregamos a la grenetina el almíbar en forma de hilo, batiendo a la máxima velocidad conforme vamos agregando el almíbar, veremos que se va levantando como si se tratara de claras de huevo, y debemos seguir batiendo hasta que tome esa consistencia como de merengue, agrega la vainilla y da una última batida.

En un molde de silicona o antiadherente tenemos previamente esparcida la maicena, a fin de cubrirlo por completo, y en él colocamos la mezcla de bombones. Es importante hacer este procedimiento rápidamente pues la mezcla se solidifica con bastante rapidez. En este punto puedes espolvorear coco rallado, pistaches o cualquier ingrediente extra.

Dejamos reposar los bombones por lo menos 3 horas o hasta que notemos que al tocarlos estos no se peguen a nuestros dedos. Retiramos del molde y con la ayuda de unas tijeras partimos los bombones en cuadros, siempre llenando de maicena las tijeras antes de cada corte. Podemos guardar los bombones o marshmallows en un recipiente hermético y sellado si no se consumirán inmediatamente, o de lo contario estos se endurecen y pierden su rica consistencia.