Vamos a darte algunas pautas sobre cómo saber si tu estado de salud es el adecuado gracias a tu boca, estos son los principales síntomas que debes vigilar:

  • Estrés que gasta tus dientes: Si por la mañana te levantas con un leve dolor de cabeza, la quijada apretada y tus dientes con el paso de los años se ven más y más desgastados, lo más probable es que el estrés esté haciendo que los rechines de noche al dormir. Como podrás imaginar es complejo saber que haces esto porque bueno, estás plácidamente dormido, pero si al levantarte sientes estos síntomas acude a tu dentista quien te dará un paladar o guarda para resguardar tus dientes.
  • Boca seca: Esto puede estarnos avisando una deshidratación o golpe de calor en sus primeras apariciones, pero en caso de que el problema persista quizá se deba a enfermedades como diabetes o el síndrome de Sjogren, en ambos casos ver al médico es imperativo pues él determinarán el tratamiento a seguir.
  • Mal aliento y mala higiene: No siempre el mal aliento quiere decir mala higiene bucal, pero si este es el caso integra a tu rutina hilo dental, limpia lenguas y enjuague bucal, así como procura hacer la limpieza tres veces al día. En caso de que el mal olor persista, acude al médico, ya que esto puede estar señalando problemas de mala digestión, diabetes, problemas en intestinos, así como hígado y riñones.
  • Dientes fuertes con calcio: En el embarazo, en la edad madura y en la menopausia es necesario tener especial cuidado con la ingesta de calcio porque, no solamente puede acarrear problemas de huesos débiles y rotos, sino también pérdidas dentales. Si sientes que tus dientes se vuelven flojos es hora de ir al doctor, ya que este te podrá dar el mejor tratamiento de calcio para evitar perder tus piezas dentales.

La anemia se refleja en encías sangrantes y pálidas, la bulimia en dientes débiles y amarillentos, costras que no sanan en la boca pueden indicar cáncer, es mejor prevenir que lamentar y recurrir a un especialista médico para cualquiera de los problemas que hemos presentado, mismos que nuestra boca, encías y dientes expresa para que podamos tratarnos a tiempo.