El nuevo BMW Serie 3 ha podido ser visto ya circulando en varios lugares, pues se encuentra en plena fase de pruebas en carretera. Sus dimensiones apenas han cambiado con respecto a sus predecesores. Si nos fijamos en la distancia entre ejes, aumenta 70 mm. El tipo de tracción, como siempre suscede con BMW, será tracción trasera, utilizando para ello su plataforma CLAR, por lo que con respecto al modelo anterior ahorrará la importante cifra de 100 kg.

Pasamos ahora a analizar el dinamismo de este nuevo BMW serie 3. Hay que tener en cuenta que contará con amortiguadores ajustables, barras estabilizadoras activas, dirección integral activa, una nueva generación de frenos y también del sistema xDrive de tracción total con una distribución del par motor más rápida, sin duda todos ellos ajustes que le permitirán ofrecer una conducción más sencilla y sobre todo segura.

Pasamos a fijarnos ahora en el diseño de este nuevo modelo. Ha basado este en el concept BMW Vision Future Luxury, dentro, claro está, de las dimensiones que suele presentar este modelo de la marca, para que pueda ajustarse a su categoría de automóvil. En el interior podremos apreciar también algunas mejoras, resultando notables las diferencias en cuanto a los materiales utilizados, de mayor calidad que los anteriores. La consola central, a modo de dispositivo móvil tipo tableta, permitirá un uso más fácil por su mayor tamaño, capaz de incluso detectar nuestros gestos o de ser activada por voz. Por medio del mando iDrive podremos interactuar de un modo muy cómodo.

Salpicadero y volante que veremos en el nuevo serie 3

Esta nueva generación del BMW Serie 3 tiene entre sus objetivos mejorar su relación calidad y precio, pues ha añadido múltiples mejoras con un equipamiento más habitual de modelos deportivos, especialmente en lo que tiene que ver con los frenos o el diseño en caso de optar por el clásico kit M, además destaca la ya habitual función sop-and-go de BMW o las asistencias para ayudar con adelantamientos, evitar cambio de carril o activar frenos en caso de emergencia.

En cuanto a la mecánica que presentarán los motores no variará en exceso de la que estrenará el nuevo Serie 5, contando con bloques de tres, cuatro y seis cilindros en línea, aunque veremos, por primera vez en la marca, un compresor eléctrico que ofrecerá un par motor instantáneo, sistema eléctrico de 48V y un sistema de regeneración avanzada que permitirá ofrecer una potencia extra de 20 kW.

Se espera que lo veamos a finales del próximo año y cuyas ventas, se estima, que den comienzo en el primer trimestre de 2018.

De acuerdo con un informe revelado del fabricante de automóviles, la próxima generación del sedán está prevista para mediados de 2018 e incluso se producirá en la nueva planta de la empresa en México, algo previsto para un año después de su estreno mundial.

La nueva planta tendrá una inversión de mil millones de dólares y estará ubicada en la ciudad de San Luis Potosí, el segundo centro de producción de BMW en América del Norte. Al igual que otros fabricantes europeos, BMW está construyendo una nueva planta en México, debido al trabajo de bajo costo, creciente red de proveedores y acuerdos de libre comercio. Además, el fabricante de automóviles no tendrá que pagar impuestos estatales y locales durante 10 años gracias a un acuerdo con el gobierno.