Con módulos eléctricos cada vez más pequeños, su integración en los ejes permite fácilmente contar con tracción integral. Se comenta que contara con un propulsor eléctrico de 165 kW (225 CV) con baterías de 75 kwh. La marca bávara podría ofrecer una versión de autonomía extendida donde se utilizaría un motor de combustión de tres cilindros, lo que todavía no determinan es que si este motor funcionaria para cargar solo las baterías tal como lo hace en el BMW i3 o lo harían funcionar como coche hibrido tradicional enchufarle. Sea cual sea la decisión final del fabricante alemán, está claro que el BMW i5 crossover presentará una autonomía y eficiencia a la altura de sus espectativas.

Una de las innovaciones y que sería una novedad sobresaliente para este sector en cuanto a la estética es el de la apertura de las puertas en forma vertical tipo mariposa, algo que ya tiene el i8, la utilización de fibra de carbono por la cuestión de la ligereza se maneja que el modelo conceptual del centenario de la marca BMW Vision Next 100 podría adelantar las líneas estéticas del i5

También se habla y se comenta que podría usar alguna novedad en cuanto a la mecánica eléctrica con autonomía extendida opcional con el proyecto de pila de combustible todo ello gracias a la colaboración con Toyota, algo que tiene probado en el Mirai Toyota, o será que ¿sea un coche de hidrogeno?  De ser así hablaríamos de una autonomía de más de 700 km, Una revolución que de ser así estaríamos viendo a mediados o finales del 2019, que más podrían pedir para celebrar su centenario, los detalles en cuanto al precio pues no se ha dicho nada.