Bled, como en un cuento de hadas

Rodeado por los Alpes Julianos y coronado por un castillo en la cima de la colina, el lago Bled tiene un look de cuento de hadas. En el medio del lago se puede ver una pequeña isla con una iglesia.  Si bien este es un destino bastante concurrido por los turistas locales, el lago Bled es tan grande que ofrece espacio para todos.

Castillo de Bled, junto al lago

El lago invita a caminar por sus muelles y sentarse a ver el día pasar. Sin embargo, hay múltiples actividades que se pueden llevar a cabo allí. Luego de un largo paseo por la orilla, se puede ir a visitar el Castillo de Bled. Este castillo se encuentra ubicado a 100 metros sobre el nivel del agua, lo que hace la vista desde allí casi irresistible. Si tienes la suerte de subir en el horario del atardecer te encontrarás con un espectáculo único.

Otra de las visitas que se puede hacer es a la pequeña isla en el medio del lago. El edificio que se encuentra en esta isla es una pequeña iglesia con un campanario. Durante los meses de verano se puede alquilar un bote y remar hasta la isla. ¡Además de una visita hermosa, harás ejercicio!

También puedes dedicarte a recorrer el pequeño pueblo que rodea al lago. Las personas que habitan este lugar son muy amigables con los viajeros y el servicio es muy bueno. Puedes sentarte en algunas de las tantas casas de té que tiene este pueblo a  disfrutar de la vista mientras pruebas los dulces típicos de la región.

¿Qué te parece? ¿Será Eslovenia tu próximo destino?