¿Qué es bitcoin?

Se trata de una moneda intangible en su totalidad, que no puede convertirse en billetes o monedas. No obstante, está configurada para usarse como tal, aunque solo dentro del límite de la red. Su origen se remonta al año 2009, fecha desde la que se ha ido expandiendo por diferentes países y plataformas económicas, que la han ido implementando para llevar a cabo sus transacciones.

La idea del bitcoin, es que funcione de forma similar a las cuentas bancarias tradicionales, con la diferencia de que no se pueden hacer retiros en efectivo, ni en ninguna otra forma tangible, lo que comporta una serie de ventajas y desventajas.

¿Cómo funciona?

El funcionamiento de la moneda es relativamente sencillo. Inicialmente, se debe descargar alguna de las aplicaciones para operar con la moneda, diseñadas de acuerdo a los diferentes sistemas operativos que existen, en versiones de escritorio y versiones para dispositivos móviles. La configuración de la cuenta se realiza a partir de una clave privada y una clava pública lo que garantiza que esta moneda no pueda ser falsificada.

Para comprar bitcoins, se debe ingresar a las plataformas de mercados como Bitcoin.com o  MtGox, donde se compra una determinada cantidad de esta moneda virtual, a cambio de las monedas comunes como dólares o euros. Otra forma para tener esta divisa, es aceptarla como forma de pago ante un bien o servicio.

Características especiales

El bitcoin no es la única moneda electrónica que existe, pero se diferencia de otras, en el hecho de que no es controlada por ningún gobierno, institución financiera, ni organización, ya que funciona de acuerdo a la ley de oferta y demanda, con un algoritmo que calcula su valor en función a la cantidad de transacciones realizadas en dicha moneda, de modo que son los mismos usuarios quienes influyen sobre su valor.

Sin embargo, esta es una de sus desventajas, ya que al no poder ser controlada por nadie, pude alcanzar niveles gigantescos en su valor, según afirman los analistas. Además, al momento de crearse se fijó el límite de monedas que pueden existir, en 21 millones, y esta cifra se alcanzará en el 2030, de acuerdo a las proyecciones realizadas.