Acudir al dermatólogo y comprar los medicamentos que este nos receta no es barato, y por ello no todas las personas pueden tener acceso a este tipo de remedios y profesionales, pero tenemos una solución en el bicarbonato, este limpiador natural que tiene muchos beneficios al tratar el acné.

El bicarbonato contiene niveles alcalinos de pH que ayudan a equilibrar los aceites naturales de la piel, los cuales se presentan en exceso cuando sufrimos de acné, pero no solamente eso sino que además puede ser utilizado como exfoliante gracias a que su consistencia es levemente arenosa, y al combinarla con agua logra remover las células muerta de la piel y la suciedad presente en los poros.

Para la cara

Al mantener la piel libre de células muertas y eliminar los tapones de mugre en los poros el bicarbonato ayuda a librar la piel de granos, espinillas y poros tapados con puntos negros en la zona T del rostro.

Uso en la espalda u otras zonas del cuerpo

Se puede usar como un exfoliante el bicarbonato en cualquier área afectada por el acné en el cuerpo, y de las zonas más populares podemos encontrar la espalda, el pecho o los brazos. Aplica regularmente un exfoliante de agua y bicarbonato sobre las zonas afectadas y procede a limpiar e hidratar con una crema no grasa.

Como mascarilla de noche

Para remover las células muertas en una piel con acné o que simplemente está pasando por un invierno duro que hace que la piel se vea muerta y reseca, aplica con la ayuda de un pincel de cerdas finas una capa de bicarbonato con agua (que esta sea espesa), y deja actuar por 15 minutos para después remover la mascarilla.

Bicarbonato contra las bacterias

Por su poder contra bacterias también son buenos estos tratamientos con bicarbonato porque así evitamos que granos y espinillas se infecten por la suciedad o cuando tomamos la mala decisión de “eliminarlos” por nosotros mismos y los infectamos con unas y dedos.

Realiza estos remedios 3 o 2 veces por semana y verás que los resultados son excelentes en el primer mes de su uso. Pero si notas alguna reacción desfavorable suspende su uso, aunque es muy poco probable.