Esto ha hecho que muchos se hayan comenzado a replantear hasta qué punto es conveniente tomarse el zumo todas la mañanas. Pero que no evite resfriarse no quiere decir que no sea bueno para la salud. Por ejemplo, ayuda a que las gripes se pasen mucho antes al favorecer una rápida curación con el aporte de vitamina C. En cualquier caso te mostramos todos los beneficios que te aporta el zumo de naranja para convencerte de la conveniencia de tomar esta bebida tan completa todas las mañanas. Ya en su momento analizamos las propiedades de las naranjas, ahora nos concentraremos en qué nos ofrece si las ingerimos a traves de su jugo exprimido.

Otros beneficios del zumo

  • Ayuda a una mejor digestión.  El ácido cítrico estimula la producción de bilis, lo que ayuda a un mejor funcionamiento de la vesícula, del estómago y también del hígado. Todo esto contribuye a una digestión más suave, más rápida y mucho más eficiente.
  • Previene problemas estomacales. Aunque pueda parecer que una fruta ácida es mala para el estómago y puede llegar a causar úlceras, lo cierto es que es todo lo contrario y las naranjas evitan la aparición de lesiones en la mucosa estomacal.
  • Retrasa el envejecimiento. La vitamina C de la naranja combate a los radicales libres, que no solo causan el envejecimiento, también muchas enfermedades entre las que se incluye el cáncer. Esto no quiere decir que la naranja vaya a impedir que se contraiga la enfermedad, pero ayudará a prevenirla.
  • Ayuda a conservar la vista y el oído. La vitamina C también ayuda a que no se pierda capacidad visual ni auditiva, por lo que no solo es bueno para la gente joven, también lo es para las personas de más edad que debido a la misma comienzan a perder sus buenas facultades.
  • Previene la aparición de piedras en el riñón. Un estudio reciente confirma que las personas que consumen habitualmente zumo de naranja tienen muchas menos posibilidades de sufrir piedras en el riñón gracias a los citratos que contiene dicho jugo.
  • Mejora la presión arterial. Las sustancias flavonoides que están contenidas en la naranja o en el pomelo, concretamente hesperidina, ayudan a regular la presión arterial. Esto es beneficioso para el corazón y ayuda en muchas enfermedades.
  • Regula el tránsito intestinal. Si bien es cierto que tiene un gran poder para regular el tránsito intestinal, es necesario consumir el zumo de naranja con la pulpa, ya que es en esta donde se encuentra la mayor cantidad de fibra. De otro modo estaríamos desaprovechando gran parte de la fibra y también restándole propiedades saciantes.
  • Está delicioso. El zumo de naranja gusta prácticamente a todo el mundo, lo que ya de por sí es una buena razón para su consumo. Pero además está comprobado que comenzar el día con un desayuno que nos agrada, en el que puede ir incluido un zumo de naranja, ayuda a que se esté de buen humor durante todo el día, lo que es una de las mejores cosas para gozar de una buena salud no solo física, también psíquica.