En primer lugar desarrolla la flexibilidad general del cuerpo, este es el beneficio que primero se nota en el practicante. Del mismo modo van desapareciendo dolores musculares y tensiones. Además de generar fuerza porque algunos ejercicios o posturas estimulan la fuerza y hace que los músculos tengan buen aspecto, se logra un gran sentido del equilibrio lo que evita caídas. El cuerpo se mantiene alineado ya que los músculos de la columna están fuertes y la sostienen en su lugar por tanto la cabeza se mantiene erguida.

Un gran trabajo en las articulaciones

En lo que se refiere a articulaciones la práctica hace que tengan todo tipo de movimiento y esto lleva a la prevención de artritis y dolores, activando la movilidad de ellas.

Muchos beneficios se encuentran en el yoga para la columna vertebral porque hay muchas posturas que movilizan toda la columna y esto va quitando contracturas y además las vértebras se pueden alimentar mejor manteniéndolas sueltas y saludables.

La práctica del yoga puede resultarnos interesante para el cuidado de la salud

Se nota una gran mejoría en la masa ósea porque se fortalecen los huesos previene y mejora la osteoporosis. Los huesos se van fortaleciendo porque en algunas posturas hay que levantar el propio peso del cuerpo y mantenerlo, este hecho está comprobado por estudios médicos.

Mejora la circulación

 El yoga hace que la sangre fluya y circule con mayor libertad sobre todo los ejercicios de relajación la estimulan significativamente. También en los movimientos  como efecto secundario se mueven los órganos que están dentro por consecuencia se genera drenaje linfático. El corazón por supuesto, también recibe un beneficio importante ya que se estimula su funcionamiento y esto disminuye el riesgo de sufrir infartos. Alivia depresiones y aumenta la capacidad pulmonar lo que da una mayor oxigenación. También disminuye la presión arterial gracias a los ejercicios de relajación profunda. Lo que también lleva a disminuir el stress ya que la hormona que lo produce pasa a tener valores normales y, como una cosa lleva a la otra, las defensas del organismo se ven altamente estimuladas.

Por todas estas razones la práctica del yoga es provechosa, todos los aspectos del cuerpo y de la mente trabajan en esta práctica y por eso se logra también un mejor descanso y una mayor absorción de nutrientes a la hora de alimentarse.