El polen es un producto que tiene muchos efectos positivos en el organismo ya que contrarresta la carga de contaminación ambiental que nos afecta y tiene antioxidantes que son muy necesarios en el organismo para combatir los radicales libres. Estos radicales libres son una de las causas de la generación de cáncer y otras enfermedades como envejecimiento prematuro, enfermedades cardiovasculares, etc.

El polen es el órgano reproductor masculino de las flores, las abejas lo transportan en sus patas hasta la colmena y este proceso de ir de flor en flor hace que se realice la polinización de las flores mucho más rápido. Las abejas son un eslabón fundamental en este proceso de polinización.

Tiene un alto contenido proteico, posee 23 aminoácidos y casi todas las vitaminas. En lo que respecta a los minerales tiene mucho hierro y unos 20 oligoelementos, enzimas y fibras.

Podemos usar el polen para obtener interesantes beneficios

Los efectos del polen se sienten al poco tiempo de consumirlo ya que tiene acción energizante y tonificante además de desintoxicar. Otros de los beneficios que otorga se ve en el tratamiento de anemias, anorexia, embarazos, desnutrición, alcoholismo, enfermos terminales, etc. Es un buen suplemento para aquellos que son vegetarianos.

Estudios que se realizaron han demostrado que el polen es el único capaz de nutrir la próstata dándole vitalidad y activando sus funciones. También es muy buena su acción en el aparato circulatorio porque al tener mucho hierro aumenta los glóbulos rojos y reduce el colesterol y fortalece las venas, capilares y arterias. Se debe consumir con regularidad para que pueda hacer efecto en el organismo a partir de los 40 años.

En cuanto a la digestión regula el tránsito intestinal tanto en diarrea como en estreñimiento. Es un buen normalizador de las funciones hepáticas.

También se han encontrado buenos resultados en tratamientos de depresión, irritabilidad, ansiedad o stress. Es un energizante intelectual además evitando cansancios a causa de largos períodos de estudios.

Por todo esto se puede decir que el polen es un gran reconstituyente corporal cuyo consumo tiene que ser regular y para el cual casi no hay contraindicaciones salvo en caso de alergias. Se aconseja consumir 2 cucharadas de polen antes de desayunar mezclado con miel todos los días.