Mejora la actividad digestiva

La naranja tiene diversas propiedades que ayudan a mejorar la actividad digestiva. Así, es muy útil en la curación de úlceras y gastritis, y estimula el metabolismo ya que activa algunas enzimas y hormonas. También contiene fibra, lo que es vital para equilibrar el funcionamiento del aparato digestivo, combatir el estreñimiento, pero a la vez regular una diarrea.

Vitaminas y ácido fólico

La naranja es rica en vitamina C, pero además tiene vitaminas A, B6 y D. Todas ellas contribuyen a producir hemoglobina para transportar correctamente el oxígeno a las diversas partes del cuerpo y fortalecer el sistema inmunológico, impidiendo la aparición y desarrollo de diversos virus y enfermedades, así como mejorando la formación de los tejidos. De allí que sea un potencial alimento contra diversas enfermedades respiratorias. En el caso de las mujeres embarazadas, la naranja impide alguna alteración en el feto y contribuye a su formación eficaz, ya que contiene ácido fólico.

Fortalece el hígado

Este alimento natural posee diversos componentes que ayudan a fortalecer el hígado. En este sentido, al mejorar la actividad digestiva el hígado se verá renovado y se evitará la fermentación de los alimentos dentro del organismo, lo que a su vez previene la aparición de diversas enfermedades.

Disminuye el colesterol

Al tener una gran cantidad de antioxidantes, entre ellos la hesperidina, se reducen considerablemente los niveles de colesterol, ya que la naranja contribuye a disminuir los niveles de grasa, logrando expulsarla del organismo de forma natural. Además, hace que nuestro cuerpo pierda capacidad de absorber el colesterol, reduciendo así las posibilidades de sufrir de diversas enfermedades relacionadas con este factor.

Combate la artritis

Quienes sufren de artritis o de enfermedades relacionadas, encuentran en la naranja una gran aliada, porque ayuda a eliminar el ácido úrico del organismo. Recordemos que esta sustancia es la responsable de esta enfermedad, cuando se encuentra en nuestras arterias en cantidades más elevadas de los niveles normales.

Previene el cáncer

Para reforzar esta serie de beneficios, la naranja es otro de los alimentos anticancerígenos, ya que al ser antioxidantes y contener sustancias como el betacaroteno, ayuda a combatir la aparición y desarrollo de las células cancerígenas, previniendo así diversos tipos de cáncer.