El marañón cuenta con muchas propiedades y nutrientes tanto en su fruto como en su semilla, no se ha ganado el apodo de “la fruta de la memoria” por nada. Esta fruta contiene grandes cantidades de vitamina C, la cual es muy útil para la reparación y el crecimiento de los tejidos del cuerpo. El marañón es una de las frutas usadas incluso como tratamientos terapéuticos en muchos casos usada para tratar casos de colesterol alto o problemas pulmonares.

Remedio para cuidar la memoria

Dentro de todos sus beneficios uno de los más destacados es el de ayudar al cerebro en sus funciones. Desde la corteza hasta la semilla, hay muchos usos para cada una de las partes de esta benéfica fruta. La corteza y las hojas podemos usarlas como un té en contra de los cólicos estomacales, insomnio, inflamaciones o diabetes.

Con respecto a su semilla y el pedúnculo carnoso al tener un agradable sabor son comidos sin mayor preparación. La semilla contiene grasas naturales buenas para nuestro organismo mientras que el alimento carnoso es usado para hacer refrescos naturales o mermeladas. La resina del marañón nos sirve para curar lesiones en nuestra piel.

Para tratar un caso de diarrea se recomienda hacer infusiones de hojas tiernas del árbol de marañón en un litro de agua caliente y mezclar con el jugo de dos frutos maduros. Tomar por lo menos unas tres veces al día, con esto ayudaremos a limpiar el colon con la precaución de tomar solo lo necesario ya que podríamos padecer de estreñimiento por un par de días. Para tratar problemas como la inflamación de las piernas y pies, podemos cocer parte de su corteza y aplicar con pedazos de tela en forma de compresas sobre el área afectada.