Es posible hacer todo tipo de adaptación y transformar en licuado aquellas frutas y verduras que se consumen crudas. El batido puede ser dulce o salado siendo apto para reemplazar comidas muy condimentadas donde lo más probable haya que educar nuevamente el gusto a los sabores naturales y frescos.

También pueden contener ingredientes extras como levadura de cerveza, harina de algarroba o de maca, algas, miel, azúcar negro, frutas secas o deshidratadas, etc. El uso de diferentes ingredientes hace que el licuado sea innovador, imaginativo y lleno de sabor. En lo posible conviene usar agua enzimática porque es más digestiva y tiene propiedades antioxidantes y se pueden utilizar condimentos como jengibre, canela, vainilla, etc., dando toques de sabor muy originales.

Algunas recetas de licuados o batidos

LICUADO EXQUISITO: banana o plátano, manzana, leche de semillas, harina de algarroba, extracto de vainilla y maca en polvo. Se puede consumir frio o helado con trozos de hielo.

Licuado de manzana y banana

Así como se come frío se puede comer caliente tipo sopa con alimentos nutritivos como los germinados y preparada con agua enzimática para que tenga antioxidantes también. La combinación de verduras es a gusto como así también los condimentos a usar. Por ejemplo la incorporación de algas marinas da un completo aporte de minerales y las hojas verdes brindan una buena cantidad de clorofila. Esta combinación es altamente nutritiva.

SOPA IRRESISTIBLE: se licúan las algas con el agua enzimática, se añaden los brotes, las hojas y las verduras elegidas, se puede colocar palta para darle una textura más cremosa. Se calienta y cocinan las verduras que, como están en trozos muy pequeños será muy rápido. Servirla caliente.

De las variedades de sopas es muy conocida la de tomate llamada “gazpacho”.

El gazpacho es una variedad de licuado o sopa

Otra muy sabrosa es la realizada con remolachas, paltas, cebolla entre sus ingredientes principales, es la base de la sopa rusa llamada “borscht”, y con los condimentos que se prefieran.

En estas sopas, que habitualmente se consumen frías, se pueden también calentar y usar condimentos como pimienta de cayena o jengibre aportando un efecto calórico.