La hora del té es una tradición diaria donde todo se paraliza para nuestros amigos británicos a eso de las cinco de la tarde pues es necesario hacer un receso para disfrutar de una excelente cup of tea (la calidad es toda una prioridad). Ten presente antes de su preparación los tipos de té que existen y que puedes incluir en esta tradición diaria tan inglesa. Cada uno de sus ingredientes aporta un beneficio diferente, de ahí que sea bueno conocerlo. Pero veamos, en términos generales, cómo puede ser saludable este momento del día.

Qué beneficios tiene para mí la hora del té

  • Es una acción relajante: como bien sabemos, vivimos en medio de estrés y mucho vaivén cotidiano, y el relajarnos nos parece un lujo que no podemos darnos. Pero tomarnos un receso que sea totalmente concentrado en descansar y parar las actividades nos relajará más que ocho horas de sueño corrido pues el cuerpo descansa en su totalidad.
  • Podemos realizarla con un té curativo: si sabemos que aparte de descansar precisamos bajar nuestra presión, por qué no hacer la hora del té con un remedio de lavanda o manzanilla para combatir la hipertensión. Si precisamos un nuevo aliento pues hemos estado decaídos, una hora del té con hierba de San Juan es lo mejor. Podemos hacer de esta costumbre una terapia, una agradable y placentera terapia.
  • Ayuda a la convivencia: ¿qué tal crear un grupo en el trabajo para tomar la hora del té?, o hacerlo en familia para que nuestros hijos se habitúen a esta sana tradición. Estas dos opciones son excelentes para compartir un estilo de vida saludable con compañeros de trabajo y con la familia.

La hora del té puede ser muy beneficiosa para nuestra salud

Qué tener en cuenta para la hora del té

  • La calidad en el té: como todo un inglés, la calidad del té es importante, no solamente por el sabor, sino porque gracias a la calidad tendremos aseguradas las propiedades curativas de la planta de té.
  • Las propiedades del té: para que así podamos disfrutar de un rico té, pero a futuro, gocemos de sus beneficios como una bebida nutritiva y curativa.
  • Té descafeinado para los más chicos: si haremos esta costumbre con chicos o personas que son sensibles a la cafeína, evitemos tés fuertes como el negro que contiene altos niveles de cafeína y procuremos tés ligeros como el blanco o el de manzanilla.