Pero ¿qué beneficios obtenemos de ellas al comerlas?, vamos a verlos y procuremos agregarlas en nuestra dieta diaria. Vamos a analizar todas las propiedades que las fresas nos ofrecen y qué propiedades presentan para que recomendemos este ingrediente en nuestra alimentación.

  • Es una fuente de juventud: los frutos con color rojo se destacan por ser excelentes antioxidantes que es igual a comer juventud pues retrasa los afectos de la edad. Además podemos vernos jóvenes y delgados porque contienen pocas calorías además de antioxidantes, y no olvidemos su alto contenido de fibra que mantiene joven el intestino.
  • Buenas para mamá y bebé: el ácido fólico se recomienda como parte de la alimentación de una futura madre pues ayuda al crecimiento celular lo cual auxilia al feto en su desarrollo. Pero no solamente para madres sino para todos, ya que consumir ácido fólico nos ayuda con los problemas de anemia o falta de hierro en la sangre.
  • Ayudan a la firmeza natural: contienen una cantidad considerable de ácido elágico que ayuda a mantener firme la piel evitando la flacidez tanto del cuerpo como del rostros, contribuyendo a una mejor firmeza al hacer ejercicio y a una elasticidad en la piel que evita la aparición de las arrugas.
  • Contienen vitamina C: es popular pensar inmediatamente en las naranjas y los cítricos cuando queremos evitar los resfriados con vitamina C, pero si quieres cambiar de sabor no dudes en comer fresas porque aportan más de un 10% del requerimiento diario.
  • Son buenas para la salud bucal: como son antibacterianas ayudan a mantener la salud de los dientes, encías y bucal en general. Además ayudan a mantener la dentadura blanca de manera natural, y como es antinflamatoria si tienes un dolor o molestia comer unas fresas seguro tranquiliza tu malestar.

Como puedes ver las razones para comer fresas son bastante atractivas, ya que auxilian bastante cuando se trata de retardar las señales de la edad, y bueno, es genial verse de lo mejor por más tiempo con la ayuda de las fresas.

Un consejo adicional, congela las fresas de estación y cómelas como smoothie o helados cuando estas ya no las puedas encontrar en el supermercado, de esta forma seguirás disfrutando de sus beneficios todo el año. Y si dispones de un pequeño huerto, no dudes en aprender a cultivar fresas para que dispongas de esta fruta tan beneficiosa junto con todas sus propiedades en tu propia casa del modo más natural y saludable.