Con las hojas del duraznillo blanco (Grisebsolanum augustifolium), se preparan infusiones para aliviar diarreas severas,  para el tratamiento de afecciones intestinales y renales. Pueden secarse al sol y machacarse para utilizar como aditivo en el té y como condimento en arroces y salsas; de esta manera, se mejora el funcionamiento digestivo en general. También se conoce como el nombre de palo de lata, palo de lanza blanco y vararó. Sus flores son pequeñas y de color violáceo. 

La especie Solanum rostratum también recibe el nombre de abrojo, colmillo de puerco y mata yegua. La infusión con sus hojas y flores se utiliza en el tratamiento de afecciones de los riñones y los pulmones, y para tratar el empacho. Es antidiarreico, depurativo, antidiabético, antiséptico y anticancerígeno.  Sus flores son amarillas. A la especie del mismo género, Solanum malacoxylum, conocida comúnmente, además de la denominación mencionada, como palo hediondo, oquik y varilla, de florecillas violáceas y hojas anchas, se le atribuyen las mismas propiedades. Adicionalmente, la infusión de sus hojas se bebe como antifebril y sudorífica. Tiene un elevado porcentaje de Vitamina D, la cual ayuda a la absorción de calcio. Por este motivo, es un alimento que podría ayudar a la prevención de la osteoporosis.

Las hojas de las especies Croton ciliatoglandulifer, también conocida como copalito, ciega vista y picosa,  se machacan en un poco de agua (o vaselina para preparar ungüento) en el tratamiento de llagas y úlceras de la piel. Puede prepararse una infusión  para tratar la diarrea; debe beberse cuatro veces al día. De todas las especies, es la mas sencilla de reconocer por sus hojas anchas y tendencia  a ramificarse.  El Polygonum persicaria, planta particularmente bella por sus numerosas florecillas rosas, es implementada de la misma manera. La especie Polygonum Lapathifolium, del mismo género y de pequeñas florecillas rosas o amarillas, es nativa de Europa y ha sido utilizada por siglos como diurético y para el tratamiento de afecciones de la sangre.

No se han realizado investigaciones que apunten  a verificas las propiedades medicinales atribuidas a los duraznillos, pero cabe destacar los usos similares que se le brindan a todas las especies.  Se recomienda mucha prudencia a la hora de cosechar, ya que las herbáceas son particularmente difíciles de identificar y se reportan especies que son tóxicas.

Todas las especies de duraznillo son reportadas como plantas muy invasivas, extendiéndose principalmente  en zonas afectadas por el ser humano (campos, caminos), reemplazando especies nativas y alterando aún más los ecosistemas locales. Algunas de ellas resultan muy toxicas para el ganado, produciendo trastornos gastrointestinales como el estreñimiento crónico. Se recomienda el uso de especímenes silvestre, recordando siempre verificar que la zona de recolección no esté siendo fumigada. Pueden encontrarse a la vera de arroyos y ríos, y al borde de caminos.