• Motricidad: En los primeros años del niño, puede tener dificultades para sujetar y mover ciertos objetos, al realizar actividades de dibujo de forma regular, el niño estará ejercitando su motricidad y aprovechando todos los beneficios que esto representa. Esto puede servirle también para un mejor funcionamiento cerebral.
  • Confianza en sí mismo: Cuando el niño se atreve a realizar trazos, está experimentando el acto de mostrar su creación, y de reconocerse como un individuo capaz de emitir un mensaje, formar una idea, plasmarla y poder mostrarla a otras personas. Este hecho, de exhibir lo que ha dibujado, se logra gracias a que posee confianza en sí mismo, y esta se fomentará a medida que se interese más por dibujar.
  • Interés por leer y escribir: Una vez que los trazos sean más comunes, el niño podría comenzar a querer formar letras y palabras. Así que el dibujo puede llevar a iniciar la relación del niño con la lectura y la escritura, dos elementos fundamentales para su desarrollo en todos los aspectos de la vida, pero especialmente en esta etapa inicial tan importante.
  • Capacidad de expresión y comunicación: Un niño que dibuje, será un niño capaz de comunicar y expresar sus ideas, cada vez de la mejor forma posible, o al menos se sentirá seguro de mostrar sus sentimientos sin sentir vergüenza, y al mismo tiempo desarrollar cierto grado de sensibilidad.
  • Creatividad: El dibujo es una actividad artística que permite ejercitar nuestra creatividad, de modo que si tu hijo dibuja, puede llegar a ser mucho más creativo en el futuro. Puede ocurrir, que ya no solo utilice colores y papel para dibujar, sino que te solicite otros materiales, esto será una señal muy positiva.
  • Madurez psicológica: Por medio del dibujo el niño también alcanzará un buen grado de madurez psicológica, ya que empezará a conocerse a sí mismo, a saber lo que piensa, buscar la forma de comunicarlo, experimentar el acto de recibir las opiniones de otros, y reaccionar ante ello.

Estos son, por tanto, los principales beneficios que aportará a tu hijo desarrollar libremente su actividad de pintar. Podrán desarrollar mucho más sus habilidades gracias a la elaboración de sus dibujos, sin duda una actividad muy adecuada para los más pequeños.