Fortalece la actividad renal

La cerveza es producto líquido, y como tal, fortalece la actividad renal, ya que al tener abundante líquido en el organismo, los riñones se ven obligados a procesarlo rápidamente, esto explica el hecho de que nos den ganas de orinar cuando tomamos mucha cerveza. A medida que nuestros riñones procesan más líquidos, los conductos urinarios se limpian y se reducen considerablemente las posibilidades de sufrir cálculos renales.

Estimula la actividad digestiva

Generalmente cuando hablamos de cerveza, solo la visualizamos como una bebida alcohólica, olvidando que esta también contiene un importante porcentaje de fibra, un elemento fundamental para regular la actividad digestiva. De allí que la cerveza también sirva como estimulante digestivo, y ayude a normalizar el funcionamiento de los intestinos.

La cerveza tiene propiedades muy recomendadas para cuidar nuestra salud

Anticoagulante

Otra importante propiedad de la cerveza, es que beneficia la circulación sanguínea, de modo que es una gran aliada para el corazón. De acuerdo a las investigaciones, se ha encontrado que la cerveza ayuda  a aumentar los niveles de colesterol bueno, conocido como HDL, que tiene un papel fundamental para impedir que las arterias de nuestro cuerpo se obstruyan.

Disminuye el insomnio

Quienes sufren de insomnio, encontrarán en la cerveza una opción para conciliar el sueño. Esto se produce debido a que la cerveza posee propiedades anti estrés, por lo que nos sentiremos menos angustiados, y podremos dormir mejor.

Fortalece los huesos

Gracias a la cantidad de vitaminas y minerales que contiene, la cerveza también contribuye al fortalecimiento de los huesos. Su gran contenido de silicio, impide la degeneración de los huesos y más bien permite aumentar la densidad ósea, es decir, mejora la calidad de nuestros huesos.

Como dijimos al principio, todos estos beneficios pueden obtenerse si consumimos cerveza en un nivel moderado, ya que si lo hacemos en exceso, encontraremos diversos problemas para nuestra salud, que en su mayoría serán todo lo contrario a lo que hemos enumerado en esta lista. También hay que recordar que existen muchos tipos de cerveza, y que debemos elegir las que estén menos procesadas industrialmente, es decir, las cervezas artesanales.