• Elimina toxinas: Las impurezas del organismo no sólo se presentan como suciedad que obstruye los poros sino como toxinas que nos enferman. Las terapias de barro (como aplicarlo sobre la piel o tomar un baño de barro) tienen beneficios antisépticos y desintoxicantes para la piel y el organismo.
  • Nutre la piel: Como se trata de barro o arcilla, esta está llena de nutrientes y minerales que pueden entrar a nuestro organismo por medio de la aplicación directa de esta sobre la piel. Así mismo puede regularse la temperatura del barro para lograr diversos nutrientes que enriquecen la piel volviéndola más fuerte y llena de vida.
  • Para relajar y desinflamar: Así mismo en un spa o en la comodidad de tu casa aplicar barro sobre rostro y cuerpo tienen un efecto relajante y antiinflamatorio que tiene como beneficio el reducir el estrés y problemas tales como hinchazón de músculos y extremidades. También por otro lado el barro estimula la circulación por lo que es un buen aliado en el combate de la celulitis, las venas varicosas y todo problema relacionado con la mala circulación.
  • Para tratar múltiples problemas de la piel: Piel reseca, acné, barro como exfoliante o incluso como una forma de regenerar la piel en caso de heridas leves. El barro es maravilloso como un tratamiento para los problemas de la piel, uno natural y que puedes aplicar tú misma en casa.

Qué tipos de barro existen

Pero ojo, no todo el barro es igual y podemos distinguir por lo menos cinco, cada una de las cuales proporcionará diversos beneficios a la salud. Es importante conocer qué tipo de barro vamos a utilizar en cada caso para que obtengamos los cuidados y beneficios deseados para nuestra salud. Estos son los principales tipos de barro que podemos utilizar en estos tratamientos:

  • Rojo: astringente y cicatrizante. Ideal para pieles sensibles.
  • Blanco: cicatrizante, antiinflamatoria y antibacteriana.
  • Verde: purificante, desintoxicante, remineralizante.
  • Amarillo: cicatrizante, relajante, repara tejidos.
  • Gris: antiacné, regenerado y exfoliante.

Podemos también encontrar la arcilla negra que es antioxidante, antinflamatoria y absorbente de grasa, algo que ayuda especialmente con problemas de acné. La arcilla rosa por otro lado es una mezcla del barro rojo y blanco, lo que logra un tratamiento más suave para la piel que es perfecto para quien sufre de una dermis delicada.