¿Qué es la árnica?

La árnica es una planta originaria de Europa que se conoce también con el nombre de tabaco de montaña. Este nombre le viene de que la planta crece en las montañas y allí sus habitantes solían fumarla para curarse los problemas respiratorios. Esta práctica no es recomendable porque puede irritar las mucosas.

Tiene unas flores amarillas muy características y fáciles de distinguir y huele de un modo similar a la manzanilla. Desde siempre se ha utilizado en la medicina natural, en la que se ha quitado partido de sus flores, tallos y raíces.

¿Qué propiedades tiene la árnica?

Para que conozcas más sobre la árnica te explicamos a continuación cuáles son sus principales propiedades, lo que la ha convertido en un ingrediente natural tan utilizado:

  • Dolores y lesiones musculares o de tendones. Desgarros, esguinces, dolores de lumbago etc. La árnica forma parte de muchas pomadas para los dolores de este tipo.
  • Formación de hematomas. Ayuda a evitar que tras un golpe se forme un derrame que cause los famosos moretones.
  • Estrías en la piel, especialmente las causadas por el embarazo. Contribuye a regenerar la piel y a hacer desaparecer esas feas marcas que a menudo quedan. Solo es efectiva con las estrías recientes, ya que las que tienen mucho tiempo pueden suavizarse, pero no curarse.
  • Artritis. Se utiliza también la árnica para ayudar a paliar las molestias de la artritis y evitar en lo posible la hinchazón de las articulaciones.
  • Acné y eccemas. Lavarse la cara con agua de árnica o aplicarse pomadas que la contiene
  • Picor vaginal. Se puede lavar la zona con infusión o utilizar un par de gotas de aceite esencial en abundante agua caliente.
  • Aftas en la boca. Se pueden realizar enjuagues bucales con infusión de árnica, pero se debe de aclarar bien la boca y no tragarla en ningún momento.

Contraindicaciones

No se debe de utilizar árnica en heridas abiertas o supurantes. Tampoco se debe de ingerir ya que es muy tóxica. Solo bajo control médico y para cosas muy concretas, se puede tomar algún preparado que la contenga, pero nunca en el hogar, como parte de un tratamiento natural.

Si se consume los síntomas pueden ser mareos, vómitos, diarreas, dolor de cabeza y otras molestias gástricas.

¿Cómo se aplica?

El modo más común de aplicar la árnica es en crema, ya sea en barra o en un tubo convencional. Pero también se pueden aplicar en aceite esencial rebajado con agua o realizar infusiones para aplicar en enjuagues, baños o en compresas.

La árnica es también uno de los ingredientes más importantes en la homeopatía, por lo que se puede encontrar esta planta en preparados homeopáticos para todo tipo de problemas