Repasamos a continuación los grandes beneficios del agua de coco, los motivos que tenemos para recomendarte este ingrediente tan especial:

  • Ayuda a una correcta digestión: El agua de coco tiene un efecto que actúa como laxante ligero, por lo que ayuda de forma sana y sin ser muy violenta a la digestión manteniendo al cuerpo así libre de problemas de indisposición y desintoxicado, librándonos de esta manera además de esa molesta pancita e hinchazón que una mala digestión genera. Eso sí, tengamos en cuenta que si estamos pasando por una inestabilidad estomacal, el agua de coco podría actuar como laxante en un momento que no deseamos por lo que es mejor evitarla en esas ocasiones.
  • Mantiene el sistema inmunológico fuerte: El agua de coco es conocida y reconocida por ser una antiviral y antibacteriano natural, mismo que ayuda a que el sistema inmunológico se mantenga bien fuerte. Dicho así podemos pensar que solamente nos ayudará contra las gripas estacionales o contra los resfriados comunes, pero además se ha investigado sobre el efecto positivo que tiene esta agua sobre problemas de herpes, hepatitis C e incluso el SIDA, y los resultados han sido favorecedores por lo que también nos conviene considerarlo si padecemos de estas enfermedades.
  • Es auxiliar en la correcta circulación de la sangre: La buena circulación evita varios problemas como dolores musculares, várices, coágulos, reducción del colesterol, así como disminuir las probabilidades de enfermedades como paros cardiacos y derrames cerebrales. El agua de coco favorece a la buena circulación siendo así auxiliar en los problemas mencionados.
  • Es parte de una hidratación integral: Con el agua de coco no sólo aportas agua que es importante para hidratarse, sino que además contiene antioxidantes que dan juventud a la piel y al cuerpo, contiene electrolitos que son esenciales para el funcionamiento del cerebro, así como potasio, calcio y sodio en niveles que ayudan a tu cuerpo.

Aunque el agua de coco es rica en nutrición, debemos considerar que lo mejor es consumir la que sale directamente del coco, y evitar las versiones comerciales pues no siempre son naturales sino una mezcla de agua, saborizantes y azucares, por lo que no aportan los beneficios reales de esta rica agua que este fruto aporta de forma natural.

Recuerda que si quires aprovechar más propiedades de las que ofrece el coco, también puedes utilizar aceite de coco para tratamientos y cuidados de la piel, para lo que también resulta muy interesante.