Estos son los usos principales que puedes darle al aceite de sésamo, conoce cómo usarlo para aprovechar mejor sus propiedades, un ingrediente que te puede ofrecer numerosos beneficios:

  • Es bueno para la salud: El aceite de sésamo tiene una cantidad alta de fosfolípidos que junto con la lecitina existente en él, cuenta con beneficios para mantener la salud de la memoria y el funcionamiento del cerebro en general en perfecto estado. El aceite de ajonjolí entonces se recomienda para cualquier afección de carácter cerebral, ya sea en su tratamiento o en su prevención.
  • Para la salud mental: El aceite de sésamo se puede usar también como un aceite esencial ya que los beneficios que tiene para la salud mental son de ayuda para personas deprimidas o que necesitan de un tranquilizante. La salud nerviosa en general se beneficia por terapias con aceite de ajonjolí tipo aromáticas o de masajes, ya que el efecto que tiene sobre los nervios ayuda a reducirlos y por ende problemas de estrés o ansiedad también se ven disminuidos.
  • Para la belleza: Al igual que el aceite de coco, el de sésamo es uno que tiene propiedades para la belleza que no podemos dejar pasar, ya que con la ayuda de este podemos darle vida a la piel, pues resulta un bronceador natural que no daña la piel.
  • Para piel más firme: Otro de los beneficios a considerar es que ayuda a combatir la flacidez y la celulitis, para ello podemos combinar el aceite con semillas naturales de sésamo y dar un masaje cada tres días.
  • Para cabello seco: El aceite de sésamo ayuda a combatir la resequedad en el cabello, dándole vida y fuerza a un cabello maltratado.

Como podemos ver son muchos los beneficios que el aceite de sésamo tiene para nosotros, tomemos en cuenta que es también antiinflamatorio, por lo que ayuda a aliviar dolores musculares, dolores por golpes o después de hacer ejercicio.

Pero es recomendable evitar el uso de este aceite en el embarazo, cuanto se padece de diarrea y vómitos, así como cuando padecemos enfermedades que tengan que ver con el hígado y los riñones, ya que presenta en estos casos contraindicaciones.