Tradicionalmente se ha asociado este aceite a un ingrediente muy dañino, por ello la mayoría deciden optar por el aceite de oliva como elemento más saludable. Sin embargo, si bien en grandes cantidades no resulta ideal, si controlamos su ingesta el aceite de girasol puede reportarnos algunos beneficios que deberías tener en cuenta. Aquí pasamos a enumerarte las propiedades más interesantes que este tipo de aceite te aportará:

  • Ácidos grasos: aunque consideremos como fuente segura de colesterol las grasas, el aceite de girasol en realidad reduce los niveles de colesterol por su contenido de ácidos grasos poliinsaturados que además de ser “grasas buenas” en lo que se refiere al colesterol también ayudan a la prevención oportuna de los problemas cardiovasculares o del corazón, por lo que es común ver un sello que lo valide en un buen aceite de girasol, de hecho prefiere los que presentan este sello.
  • Vitamina E: otro de los beneficios de este aceite es que contiene una cantidad destacable de vitamina E ¿pero qué hace esta vitamina?, bastante porque se trata de un antioxidante natural que reduce los efectos de la edad y los retarda, así como  tiene un efecto de prevención en enfermedades degenerativas o crónicas como el mal de Parkinson,  el Alzheimer o tumores y cáncer.
  • Omega 6: como se sabe el omega 6 aporta a la salud prostaglandinas que son necesarias para una mejor circulación, para evitar inflamaciones y para una correcta coagulación de la sangre. Esto en términos generales ayuda a problemas como la artritis pues previene la formación de coágulos en la sangre o de arterias tapadas pues como ya mencionamos el aceite de girasol previene el colesterol malo.

Por último podemos decir que este aceite es común consumirlo en alimentos fritos pues su sabor no cambia a altas temperaturas como sí pasa con el aceite de olivo, pero además de recomendar el bajo consumo de fritos, también conviene no usar este aceite en más de una ocasión para evitar los efectos nocivos para la salud que puede tener el usar este aceite quemado o reciclado.

Además, los expertos opinan que es mejor el consumo de este aceite en crudo pues el calor reduce sus beneficios por lo que también lo podemos usar como parte de vinagretas y aderezos para ensaladas.