La edad para hacer su primera visita

Quizá los padres estén bastante ansiosos por hacer que se bebé conozca la playa y de ese modo fomentar el hábito de ir regularmente y el sentido del amor por la naturaleza. Esto está muy bien, pero recuerda que el bebé se expondrá también a esas condiciones naturales que pueden ser extremas. Así, recuerda que durante los primeros seis u ocho meses es fundamental que todavía no lleves al bebé a la playa, ya que su piel todavía no está lo suficientemente fuerte para resistir los rayos solares. Especialmente durante el primer mes de vida, es impensable que lo lleves al mar.

Aun cuando utilice protector solar, estos pueden ocasionar reacciones alérgicas en la piel de tu bebé, por eso no es recomendable llevarlos a la playa a una edad tan temprana.

Hay que tener en cuenta todos los cuidados para tu bebé mientras estás en la playa

La mejor hora

Recuerda que el sol tiene diversos grados de intensidad durante el día. Entonces, como tu objetivo principal es que tu hijo disfrute de la playa, debes escoger una hora donde los rayos del sol no sean tan intensos. De allí que lo mejor es hacerlo en horas de la mañana, durante el amanecer o en horas de la tarde, cuando se comienza a ocultar. En todo caso, procura que siempre tu bebé tenga sombra disponible, para que la exposición al sol sea lo más mínima posible.

Cómo vestirlos

Probablemente has comprado un hermoso traje de baño para tu bebé. Esta ropa es ideal si van a la piscina, donde las condiciones son diferentes. En la playa, es preferible que lo vistas con una camiseta de algodón y una gorra, además del traje de baño, a fin de protegerlo del sol y también de la radiación, que a veces es trasmitida por la arena.

Limpieza

Recuerda que la limpieza luego de salir de la playa es fundamental. Procura que no pase mucho tiempo para bañar a tu bebé, a fin de retirar todos los restos de arena  y de sal en el cuerpo, sobre todo en la zona del pañal. Esta medida es muy importante para evitar irritación, infecciones y demás efectos.

Escoge bien la playa

Recuerda escoger una playa familiar, cuyo nivel de profundidad sea muy bajo, el oleaje sea muy suave y si es posible una agradable temperatura. El bienestar de tu hijo durante su visita al mar, dependerá de todas estas iniciativas, así que ponlas en práctica.