Hace algunos años, cuando los teléfonos móviles no eran “inteligentes” servían únicamente para hacer llamadas y enviar mensajes de texto, lo que hacía que sus baterías duraran varios días sin agotarse. Lamentablemente, esos días han quedado en el pasado. En la actualidad, los smartphones tienen tantas funcionalidades que pueden ser utilizados casi como ordenadores. Los chequeamos a cada instante para saber si hemos recibido mensajes de Whatsapp, notificaciones de redes sociales o correos electrónicos, y eso hace que la energía se consuma rápidamente.

Hasta que se inventen las baterías de larga duración, tendremos que conformarnos con los métodos alternativos para poder hacer que la energía de nuestros móviles no se agote enseguida. Para ello, podemos recurrir tanto a apps para móviles como a otros dispositivos que pueden salvarnos la vida (si utilizar nuestro móvil nos parece de vida o muerte, claro), más conocidos como “baterías portátiles”.

Si no siempre puedes conectar tu móvil a la corriente eléctrica para cargarlo, las baterías portátiles serán tus mejores aliadas. Se trata de accesorios muy útiles que cada vez son más populares y que permiten conectar un smartphone (las hay para ordenadores portátiles y tabletas también) para recargarlo. Las hay de todo tipo, tamaño y potencia, pero ¿cómo elegir la indicada para ti?

Aquí te decimos en qué debes fijarte para que consigas la batería externa ideal para tu móvil:

  • La capacidad de carga: la capacidad de las baterías de mide en mAh, es decir, en miliamperios por hora. Para saber qué capacidad debe tener la batería que necesitas, debes multiplicar la cantidad de mAh de tu batería por las veces que necesitas cargarla. De esta forma, si tu móvil tiene una batería de 2500 mAh necesita dicho número de miliamperios para cargarse completamente una vez, 5000 mAh para cargarse dos veces y así en adelante.
  • La velocidad de carga: a mayor velocidad de carga de una batería portátil, obviamente tardará menos tiempo en completar la carga de tu móvil. Las baterías más baratas tienen una velocidad de 1A y suelen tardar bastante para recargar tu smartphone. Si necesitas una velocidad de carga mayor, compra una batería de mayor velocidad.
  • El tamaño y el peso: debes tener en cuenta que mientras mayor capacidad tenga la batería, más grande será. Si vas a llevarla encima todo el tiempo, lo importante es que no sea demasiado grande y que no pese mucho porque será incómoda de trasladar
  • Las luces LED: tal vez te parezca irrelevante que las baterías portátiles tengan LEDs incluidos en las mismas pero es muy importante cuando éstos funcionan como indicadores del nivel de carga disponible en la batería.
  • Los puertos y las salidas: en general, este tipo de baterías utilizan un puerto mini USB para conectarse a los tomacorrientes y un USB para conectarse a tu móvil.  Chequea que el cable que incluya la batería, si es que lo incluye, sea el que necesitas.

Ahora que has leído estos consejos, puedes elegir la batería que más te convenga. Hay muchísimos modelos en el mercado, así que revisa estos cinco puntos importantes para no equivocarte con la compra.