Este barrio es mundialmente conocido, en primer lugar, porque allí se encuentra la zona roja. Allí ejercen la prostitución de forma legal cientos o miles de mujeres, que suelen mostrarse en escaparates y bajo luces rojas (de allí su nombre). Las estrechas callejuelas de esta zona antigua suelen estar atestadas de turistas que las recorren con curiosidad o en busca de alguna nueva experiencia.

En el Barrio Rojo hay numerosos locales eróticos

Aunque parezca algo reciente, la zona roja de Ámsterdam existe aproximadamente desde el 1200. La calle Warmoestraat es la más visitada del barrio y es una atracción turística en sí misma. No sólo podrás encontrar señoritas que bailan en vitrinas sino también sex shops y otros locales relacionados con el mundo del sexo.

Durante la Edad Media, la prostitución era algo común en aquella zona. Los burdeles más conocidos se encontraban en la calle Damstraat y eran administrados por el alguacil de Ámsterdam y sus súbditos. Si bien estaba prohibido que las mujeres se prostituyeran, fue en aquél período –siglo XVI- cuando más se desarrolló dicha actividad en ese distrito. Recién en el siglo siguiente se empezaron a popularizar las vitrinas, a través de las cuales se mostraban las muchachas que ofrecían sus servicios sexuales.

Escaparate con prostitutas en una de sus calles

A menudo los turistas se preguntan si esta zona es segura debido al ambiente de drogas y prostitución. Sin dudas, las calles de este distrito no representan ningún riesgo para el turista. Aunque es recomendable prestar atención al pasear por la zona, tal como haría cualquier persona en cualquier ciudad del mundo.

Es inevitable visitar el Barrio Rojo de Ámsterdam si estás en la ciudad. Es un distrito mundialmente célebre y los turistas lo recorren como si se tratara de una zona más. Allí, los vecinos “normales” conviven de forma pacífica con las vitrinas adornadas con luces de neón rojo.

Pero más allá de la evidente oferta de servicios y productos sexuales, el Barrio Rojo contiene otros atractivos: se puede visitar la Oude Kerk (Iglesia Vieja), que es el edificio más antiguo de la ciudad (de los que aún permanecen en pie) y fue constuido en el año 1302. La iglesia comenzó siendo una capilla de madera pero con el tiempo y las modificaciones, se fue transformando en una basílica gótica de gran tamaño.

La Iglesia Vieja de Ámsterdam es uno de sus edificios más antiguos

Otra atracción turística de la zona es el Museo Amstelkring, uno de los más antiguos de Ámsterdam. En su interior alberga una iglesia clandestina, Nuestra Señora del Ático, cuya construcción fue producto de la prohibición del culto católico en público, luego de que la capital se convirtiera al Protestantismo. El museo en sí es una gran casa, con una fachada normal, y en su interiorse pueden observar diversas exhibiciones, dispuestas en los distintos cuartos.

Cómo llegar

El barrio está comprendido desde la iglesia Oude Kerk y la plaza Nieuwmarkt. Para llegar en tranvía hay que descender en la parada de Dam con las líneas 4, 9, 16, 24 y 25 o en Nieuwmarkt con la línea 51.