Colores vivos y llamativos

Lo primero que debes haces es elegir colores vivos y llamativos que le den al baño un tono divertido en su ambiente y que permita que los niños se diviertan estando en él. Recuerda que tienes una serie de opciones, donde destacan ciertas tonalidades de azul, rojo, verde, naranja, amarillo, rosa, fucsia, etc. Estos pueden ser combinados con un tono neutro como el blanco, que además permite mucha luminosidad.

Un baño temático

Una idea bastante útil es elegir un tema para hacer la decoración. Si ya has decorado el cuarto de tu hijo, puede que sea mucho más fácil, ya que el baño puede ser una continuación de esa temática o podrías elegir un tema distinto que lo complemente. Recuerda que no solo están los temas infantiles como las princesas o los carros, sino también películas infantiles o sus personajes animados favoritos.

Los accesorios del cuarto de baño deberán estar a la altura adecuada

Accesorios a la altura adecuada

Aunque la decoración es muy importante, no olvides que el baño es un lugar práctico, es decir, que sirve para realizar el aseo cotidiano del niño, por tanto, la prioridad es que el baño sea funcional. De modo que no olvides que debes colocar todos los accesorios a una altura adecuada para que tu hijo pueda llevar a cabo sus tareas de aseo cotidiano de una forma cómoda. También puedes añadir recursos como un banco para alcanzar una repisa, etc.

Delimita el espacio

Dependiendo del diseño que hayas elegido, puedes delimitar el espacio del baño. Generalmente, se separan el lavamanos, el inodoro y la ducha, que son los tres elementos básicos que debe tener el baño. No obstante, si crees que la delimitación será un problema entonces no la hagas, o utiliza métodos más sencillos para hacerlo. Recuerda utilizar alfombras especiales para que el niño no se resbale y enseñarle a mantener este lugar limpio, a fin de fomentar una buena salud y hábitos de limpieza.