• Haciendo ejercicio: Sabemos que la actividad física es muy importante para una buena salud, pero además es imprescindible para reducir los niveles de azúcar. Ejercitarse regularmente permite que el cuerpo gaste la glucosa que está acumulando y así evita el exceso de este elemento dañino para los enfermos.
  • Aliméntese sanamente: Hasta ahora podríamos pensar que se trata de consejos para tener buena salud y nada más, pero cuando estamos hablando de diabetes no solo es importante comer de forma saludable sino que además es necesario alimentarse de la mejor manera siguiendo la dieta que el doctor nos ha establecido.  Si frutas como plátano o uvas ya no son parte de nuestra dieta debemos respetarlo, así como dejar ciertos alimentos grasosos, con excesos de sal o azúcares y con abundancia de carbohidratos. La disciplina en el régimen alimenticio es algo que se debe volver parte de nuestra vida diaria.
  • No te estreses: El estrés no es una enfermedad en sí pero sí desata episodios graves de diabetes. La cosa con el estrés es que el hígado resiente esa inestabilidad emocional como algo que precisa liberar las reservas de glucosa presentes en él, y así equilibrar el cuerpo, algo así como si el organismo creyera que hace falta un shot de glucosa para que nos estabilicemos. Evitar el estrés reduce el riesgo de que el hígado vea la necesidad de liberar ese almacenamiento secundario de glucosa y nos mantiene a salvo de una subida dramática de azúcar.
  • Come manzana y toma agua: Los beneficios que se presentan en los pacientes que consumen en promedio 8 vasos de agua al día y una manzana son significativos, de tal manera que los médicos y la sabiduría popular recomienda estos dos tips naturales que puedes probar junto con tu tratamiento regular, pero antes consulta a tu médico de cabecera.

Así, cambiando tus hábitos para adecuarlos a esta disciplina, serás capaz de controlar hasta cierto punto tu nivel de azúcar en sangre. Con esta disciplina más que consejos, puedes reducir y bajar el azúcar en la sangre naturalmente de forma rápida y eficaz para vivir mejor. Recuerda, en cualquier caso, seguir las indicaciones de tu médico, al margen de seguir todos estos consejos, evitando así el peligro de unos niveles peligrosos para la salud.