Recuerda que ya analizamos diferentes bailes como ejercicio para estar en forma, así que ahora vamos a centrarnos en cómo aprender este tipo de bailes y qué necesitamos para entrenar con ellos en nuestro hogar.

  • Aprende con videos: Existen varios videos que te enseñan cómo bailar, y aunque es una cosa un poco noventera el poner un DVD y seguir las instrucciones de un video, bueno en realidad es muy divertido y sencillo de hacer. Media hora de baile es entretenida y puede ser una disciplina fácil de seguir con la ayuda de un DVD y la televisión.
  • Aprende con la ayuda de YouTube: Si no cuentas con videos de baile nada como acudir a YouTube, donde miles de videos están disponibles para que saques el ritmo que hay en ti. Prueba con bailes lentos en un principio, y ve subiendo la dificultad con bailes más complejos y que te exijan una mayor condición física. O incluso puedes seguir las instrucciones de cómo ejercitan los bailarines como en las clases que se encuentran en la web de Mary Helen Bowers y sus videos Ballet Beauty.

  • Esucha la música y sé libre: Nadie dijo que ejercitarnos con la ayuda del baile tiene porqué ser una acción profesional. Prende la música y sé libre al experimentar bailar cómo más divertido y exigente te resulte para quemar calorías. Pero te recomendamos que pongas atención en tus pasos y los movimientos que hagas para que así puedas evitar lesiones o contusiones por un paso mal dado.
  • Baila junto a tus hijos: Si los apretados horarios familiares te han imposibilitado el practicar deporte ¡qué tal integrar a tus chicos en tus ejercicios!, los más pequeños de la familia disfrutan grandemente de bailar y es una actividad que les divierte tanto como a nosotros. Gocemos de una clase juntos o de seguir un video junto a los chicos, te la pasarás de lo mejor y quemarás calorías. Ningún pretexto es válido.

Al terminar cada rutina de baile te darás cuenta de qué buen ejercicio es el bailar y el porqué de esos cuerpos envidiables que muchos bailarines lucen pues hacen de su trabajo diario un entrenamiento para vivir. No decimos que tengas que bailar como un profesional, pues al final estás haciendo esta actividad física en la intimidad de tu casa, pero sí que puedes obtener beneficios al igual ellos con la ayuda del baile, un modo divertido y ameno de practicar deporte.