No se aconseja el ayuno en personas que tenga anemia severa, deficiencias en el hígado o riñón, VIH declarado, cáncer avanzado, embarazo, diabetes, lactancia y para los niños.

Antiguamente era muy utilizado el ayuno y recomendado por médicos para luchar con enfermedades crónicas de la piel, sistema digestivo, respiratorio y urinario. Actualmente se lo considera obsoleto por la medicina tradicional.

Cómo realizar el ayuno

El día previo a comenzar el ayuno se aconseja consumir solamente frutas, verduras y jugos naturales para evitar las molestias que ocasiona el ayuno. En los dos primeros días se aplican dos enemas al día para limpiar los intestinos. En cada día de ayuno se beberá medio litro de agua a un litro. Generalmente hay que obligarse a tomarla porque no se siente sed.

El primer día de ayuno es el más difícil porque se siente mucha hambre los dos días subsiguientes son más sencillos. En el tercer día los microorganismos de la flora intestinal que son los que dan hambre desaparecieron. Una cosa curiosa que pasa luego de terminado el ayuno es sentir necesidad de comer los alimentos que se comieron al salir del ayuno y no de aquellos que tanto nos gustaban por eso es recomendable salir del ayuno con frutas y verduras y aprovechar la ocasión para dejar de lado malos hábitos alimenticios.

Cuando se comienza el ayuno se puede sentir irritabilidad, malestar físico y hasta fiebre, pero son síntomas normales de que el organismo se está desintoxicando, cuando el organismo logre la desintoxicación se sentirá un gran bienestar físico y mental. No se aconseja hacer ayuno en épocas de trabajo, es conveniente tener el tiempo para no hacer nada mientras se ayuna solamente conviene meditar en estos momentos. El ayuno puede durar hasta 14 días para períodos mayores se recomienda el seguimiento de un profesional. Si se hace por primera vez comenzar con un día, en la medida que se va probando se puede llegar a 3 o a 7 días que es un ayuno ideal.