Actualmente están en peligro de extinción en la naturaleza, sin embargo hay muchos ejemplares en cautividad y se crían como mascotas ya que dado su peculiar aspecto han cosechado bastante éxito entre el público que quiere tener un animal diferente y un poco raro, pero con el que pueda tener una cierta interactividad, siempre dentro de las limitaciones de estas especies. Es relativamente frecuente encontrar en YouTube y otras plataformas vídeos de propietarios de axolotes que muestran como acuden a por su comida y como viven en sus acuarios.

El acuario del axolote o ajolote

Se considera un animal fácil de cuidar, apto incluso para principiantes. Tan solo requiere un acuario de unos 100 cm de largo, para poder moverse con soltura. De adulto mide hasta 30 cm por lo que un depósito más corto sería insuficiente para él.  La profundidad debe de ser de unos 15 cm.  El agua necesita tener un filtro que la mantenga en buenas condiciones y un calentador que haga que la temperatura ronde siempre los 20 grados.

A estos animales les gusta la sombra, así que es bueno que el acuario no esté situado donde dé el sol y por tanto las plantas que se pongan para ornamentación deben de poder vivir en ambientes sombreados.

Axolote en un acuario

Su alimentación

El axolote es un animal carnívoro y aunque puede sobrevivir perfectamente con alimento fabricado específicamente para él, será mucho más feliz si se le da parte de su alimentación mediante presas vivas que se muevan en el agua y pueda cazar. Las más adecuadas son las lombrices de tierra, baratas y fáciles de conseguir y también pequeños peces que se pueden conseguir en cualquier tienda de animales, aunque algunas personas tienen reparos en este sentido. Ocasionalmente se le pueden dar pequeños pedacitos de carne.

El axolote tiene dientes, pero no mastica, se acerca a la presa, la sujeta con los dientes y la absorbe junto con el agua. Por este motivo, el fondo del acuario no debe de contener piedrecitas muy pequeñas, o el animal se las comería junto a los alimentos.