Toda estaformación que reciben entre estas horas totales quedan divididas en los siguientes módulos:

  • Operaciones de atención al cliente, venta y administración en centros veterinarios (60 horas).
  • Análisis de laboratorio en muestras biológicas animales (120 horas).
  • Consulta clínica veterinaria (210 horas).
  • Quirófano del centro veterinario (120 horas).
  • Hospitalización de animales (90 horas).
  • Procedimientos de imagen para el diagnóstico en veterinaria (60 horas)

Como podemos ver, se trata de una cualificación profesional, es decir, no es un título homologado todavía, motivo por el que se sigue luchando desde diferentes organizaciones. La reivindicación va más allá y lo que se exige al Ministerio de Educación es un título de Auxiliar Veterinario que se corresponda con un FP superior y otro de Enfermero Veterinario que tenga grado universitario, tal como ocurre con los auxiliares de enfermería y los enfermeros que se ocupan de las personas.

Con la cualificación profesional podemos trabajar sin problemas en cualquier clínica de España, pero al no ser un título homologado no será reconocido en otros países si queremos trabajar en otros lugares.

Son muchas las academias que aseguran impartir estos estudios y que en el momento en que sean homologados esta homologación será automática, pero lo cierto es que no es verdad, no pueden prometer eso ya que hasta que no salga la homologación nadie sabrá qué es lo que se exige, por lo que es imposible afirmar que se cumplen unas condiciones que todavía no han sido determinadas legalmente.

Funciones del auxiliar veterinario

El decreto determina que las funciones de un auxiliar veterinario son “Atender a clientes y asistir a la atención clínica de los animales en la consulta, quirófano, hospitalización, radiodiagnóstico y laboratorio de análisis, cumpliendo normas técnico-sanitarias de calidad y de seguridad e higiene, bajo la supervisión del facultativo”.

Esto quiere decir que se pueden ocupar de la venta en la tienda,  de recibir a los clientes y de realizar los análisis que necesita un animal, así como las pruebas de rayos X que puedan ser necesarias. También asisten al veterinario en quirófano y atienden a los animales hospitalizados.

En ningún caso puede hacer todo esto por su cuenta, es decir, un auxiliar veterinario no puede abrir una clínica para realizar estas actividades, sino que debe de hacerlas bajo la supervisión de un veterinario.