Éstos consisten en decidir el capital que vamos a invertir, la fiscalidad de nuestra empresa, el número de socios así como las exigencias legales que nos puede acarrear nuestro nuevo proyecto. Por eso, te mostramos a continuación las ventajas e inconveniente de hacerse autónomo o de montar una Sociedad, para que según tus necesidades, decidas qué es lo más conveniente en tu camino como emprendedor.

Ventajas de ser autónomo

  • Inmediatez. Si quieres que tu negocio se ponga en marcha ya, es la forma más rápida, barata y sencilla que vas encontrar.
  • Control. Tendrás el control total y absoluto de tu proyecto. Tú serás tu propio jefe, no dependerás de nadie más para tomar las decisiones como dónde establecer tu negocio, cuándo empezar, qué línea de negocio llevar…
  • Menos trámites. Al tener que hacer menos trámites legales, las gestiones se reducen así como los gastos durante todo el proceso de constitución.
  • Gastos. Como decimos, los gastos son mucho más reducidos de lo que ocurre con una Sociedad, cuyo mínimo de inversión permitido es de 3 mil euros, y sólo si se trata de una Limitada.

Autonomo o Sociedad

Inconvenientes de ser autónomo frente a una Sociedad

  • Responsabilidad. Será sólo tuya, a diferencia de si asumes el riesgo con otro negocio en una sociedad. No habrá distinción por lo tanto ente tu patrimonio empresarial y personal. Podrías responder ante tus deudas con tus bienes actuales.
  • Financiación. Si necesitas conseguir un crédito, te será mucho más complicado siendo autónomo que si eres una Sociedad. Hoy en día los bancos exigen muchos requisitos que no todos los emprendedores pueden hacer frente.
  • Desgravaciones. A diferencia de que una sociedad mercantil puede desgravarse hasta el 100% de todo lo relacionado con su actividad, el autónomo sólo se puede desgravar el 50% del IVA y de los gastos.
  • Afectar a la pareja. Si el autónomo está casado y el matrimonio está en régimen de bienes gananciales, la actividad podría llegar a afectar a la pareja.
  • Impuestos. Si consigues altos beneficios, pagarías más impuestos en relación a lo que tendrías que pagar con una sociedad. Esto es más notorio cuando se superan los 45 mil euros al año.
  • No familiares cercanos. Si tenías pensado contratar a tu hijo o a tu padre, no te hagas autónomo. Si quieres contratar a algún familiar sin que éste tenga que hacerse también autónomo, tendrá que tener un segundo grado de consanguinidad.

Te recomendamos una Sociedad cuando…

  • Alta inversión. Si tu proyecto requiere de una gran inversión, te recomendamos que elijas una Sociedad. Se puede formar una Limitada desde los 3 mil euros o una Anónima con un mínimo de 6 mil euros.
  • Grandes beneficios. Como decíamos en el apartado anterior, si superas los 45 mil euros anuales, es preferible que montes una Sociedad ya que sino como autónomo pagarás más impuestos en proporción.
  • Competencia. ¿El resto de competidores son Sociedades? No lo pienses más y únete tú también, tendrás más credibilidad y mostrarás un ‘cara’ más profesional.
  • Imagen. Si buscas que tu nuevo proyecto no sólo sea una línea de negocio sino que se convierta en una auténtica marca profesional, la Sociedad te dará una imagen más seria ante clientes, proveedores y otro tipo de entidades e instituciones.